Subir

Cualquier empresa o marca, sea del sector que sea, necesita establecer una estrategia o plan de comunicación. Esta estrategia es el faro de luz que guiará las acciones de la empresa, tomando en cuenta los objetivos a corto y mediano plazo. Y que además se encuentra intrínsecamente ligado con tu ROI. Sin mencionar que te ayudará a definir cómo accionar ante una situación de crisis e indudablemente te ayudará a minimizar errores.

Si te sientes aún renuente a elaborar una estrategia de comunicación este post es para ti, desde Indie PR te detallamos a continuación los pasos esenciales para hacer que tu plan de comunicación sea eficaz y completo.

Análisis de la situación

Este es el punto de partida y sirve para realizar un análisis de la situación actual de tu empresa y brindar un diagnóstico. Aquí podrás obtener una primera fotografía sobre las principales debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que tiene en el sector.

Definir objetivos

Existen dos tipos de objetivos fundamentales dentro de cualquier plan de comunicación; los estratégicos, que se plantean con la finalidad de alcanzar determinadas metas y que a largo plazo nos ayudarán a posicionar la marca en el sector y los específicos, que son todos los resultados que deseamos obtener en distintas etapas de nuestro plan.

Target

Uno de los puntos más importantes es determinar a quién le quieres hablar, ya que de esto se desgranarán las acciones futuras. Si no sabes quién es tu target, ¿Cómo vas a comunicarte con ellos? ¿Cómo sabrás por qué canal y con qué mensaje?

Mensajes

¿Ya sabes a quién te diriges? Ahora lo importa es cómo hacerlo. En este paso lo importante es definir un mensaje clave que te identifique como marca pero que cuando tu cliente lo escuche sienta que está hecho pensando en él.

Acciones de comunicación

Atendiendo a los objetivos –estratégicos y específicos– y a los públicos objetivo, es el momento de detallar las propuestas de comunicación a llevar a cabo en el periodo que se establezca.

Cronograma

Ahora que ya sabemos qué, a quién y cómo, nos hace falta el cuándo. Un cronograma te ayudará a organizar los tiempos de cada acción que has pensado llevar a cabo.

Métodos de evaluación y seguimiento

Como lo hemos hablado en entradas anteriores, si no se mide no existe. Por lo que, llegados a este punto, es importante hacer un seguimiento puntual del alcance que tiene cada acción, lo que nos ayudará a confirmar si cumplimos con los objetivos y las expectativas propuestas.

 

Por: Sofía Díaz

 

Agencia de comunicación y PR