Subir

Solo puedo decir que me siento orgulloso. Orgulloso de mi gente, de mis Indies, de personas que lo han dado absolutamente todo durante este complicado año. Gracias a su esfuerzo hemos duplicado el tamaño de la empresa en estos 12 últimos meses. De tener 15 clientes hemos pasado a tener 31 grandes empresas que depositan en nosotros su comunicación.

Teniendo en cuenta que el año pasado a estas alturas éramos 8 personas, y ahora somos más de 22, no está nada mal. Desde este post también quiero dar las gracias a todos los que habéis sido Indies en algún momento, pues sin vuestra aportación este logro tampoco hubiera sido posible. Me vienen a la cabeza tantos nombres…

Me gustaría destacar varias claves para explicar este aumento de facturación y de clientes:

La primera es sin duda la calidad humana de cada uno de las personas que forman o han formado parte de este ilusionante proyecto. Primero, son buenas personas, y después, también grandes profesionales. Y advierto: si alguien quiere formar parte de este proyecto tiene que tener sin duda alguna más desarrollada la primera cualidad que la segunda, pues en esta última le podemos ayudar a crecer entre todos.

La segunda es que el crecimiento de la empresa se traduzca en crecimiento del empleado. Si la agencia gana clientes, el empleado asciende de posición y ve mejorado su sueldo. No suelo contratar a personas para ocupar cargos por encima de los que ya están. Soy de los que prefiero la promoción interna.

La tercera es el trato con el cliente. ¡Las nuevas tecnologías son la bomba! Ayudan muchísimo y simplifican procesos, pero enfrían en ocasiones esa relación de tú a tú con tu interlocutor. Indie tiene el apellido ‘PR’ precisamente para que nunca se pierda ese foco ni olvidemos que el cliente es una persona y como tal tiene sus preocupaciones, sus días buenos o malos, sus problemas familiares, discusiones con su jefe… A veces un “estoy aquí para lo que necesites” vale mucho.

La felicidad del empleado es pieza principal en cualquier empresa de comunicación. Para lograrla se deben barajar -por supuesto- el sueldo, pero, sobre todo, los estados emocionales de la gente, así como el entorno en el que trabajan. En los últimos tiempos Indie ha acometido un plan que incluye detalles constantes para los empleados que les hagan sentirse mejor y más valorados, pues son ellos los principales prescriptores de Indie PR. Gimnasio para todos los trabajadores, fruta fresca todos los días, tres días extra de vacaciones en Navidad, y muchas más cosas que irán llegando con el crecimiento para lograr que el empleado esté siempre a gusto y contento. Y es que no hay nada más rentable para una empresa que un trabajador feliz.