Subir

Si la Mona Lisa sonríe o no se ha convertido en el eterno debate de la Historia del Arte a lo largo de los años y muchas son las teorías que apuntan qué si te fijas en su mirada, la protagonista está seria. Y no es para menos. El coronavirus nos ha afectado a todos, pero uno de los sectores más dañados este 2020 ha sido el arte, la cultura. Paradójico, ya que se ha convertido en el medicamento más consumido durante los interminables meses de cuarentena.

La cultura ha tenido que adaptar su forma de comunicación en este año tan loco. Si nos hubiesen dicho que plataformas tan importantes como Netflix, HBO o Disney +, entre otras, bajarían su precio de suscripción o que ofrecerían su contenido de forma gratuita, y que ya no tendríamos que seguir utilizando la cuenta de la prima de nuestro amigo, quizás no nos lo habríamos creído, pero ha pasado.

La forma de consumir cultura a la que estábamos acostumbrados es ya hoy otra realidad. Durante el confinamiento gran número de músicos de todo el mundo, ante la falta de conciertos han trasladado sus directos a la intimidad de sus hogares, algunos incluso como Travis Scott han querido ir más allá y sorprender al mundo entero realizando un concierto en streaming dentro de una partida del famoso juego Fortnite, con unos visuales impresionantes. A su vez, los museos más importantes del mundo abrieron sus colecciones al público en forma de visita online y actores y actrices han realizado reuniones con compañeros de series o películas, en diferentes plataformas como Skype o Zoom, que han hecho saltar las lágrimas a más de uno.

En la situación actual nos encontramos con nuevos desafíos en forma de aumento de seguridad, medidas extremas de higiene, reducción de aforo y un nuevo plan de funcionamiento. Surge un cambio digital impulsado por el crecimiento tecnológico que presenta herramientas útiles que se pueden adaptar a todo tipo de eventos como el pago a través del móvil o los códigos QR.

Pero todas estas modificaciones, ¿serán puntales o se convertirán ya en cambios permanentes? Es algo a lo que todavía ahora no podemos responder y aunque veamos muy lejano el poder saltar y cantar a voz en grito rodeados de miles de personas, no debemos olvidar que si algo nos ha enseñado esta pandemia es que cualquier cosa puede suceder, sino que se lo digan al Dúo Dinámico, que cuarenta años después han alcanzado los 30 millones de reproducciones.

 

Ejecutiva de Cuentas