Subir

Aunque el Marketing Viral suele categorizarse como una nueva tendencia del marketing, no es tan novedoso como pensamos y su origen se remonta al antiguo “boca a oreja”. Sin utilizar propiamente el concepto “Marketing Viral”, Jeffrey F. Rayport (1994), un profesor de la Harvard Bussines School ya adelantaba esta herramienta en su artículo “The Virus of Marketing”: “Cuando se trata de obtener un mensaje con poco tiempo, los presupuestos mínimos y máximo efecto, nada en la tierra es mejor que un virus. Cada vendedor tiene como objetivo tener un impacto dramático en el pensamiento y el comportamiento en un mercado objetivo; todos los virus con éxito hacen exactamente eso”.

El street marketing o marketing de guerrilla se centra en técnicas creativas, de bajo presupuesto y que atraen la atención de tus clientes potenciales con el fin de aumentar las ventas y el conocimiento de tu marca. En muchas ocasiones juegan con el factor sorpresa, apelando a las emociones de los consumidores con el objetivo de que les recuerden por haberles ofrecido una experiencia diferente.

Ventajas del Street Marketing

Cada vez son más las empresas que se decantan por este tipo de publicidad no convencional. Se adecúa a cualquier sector, pues los beneficios que reporta son notorios para todas las organizaciones.

Una de las ventajas es que genera mucha más notoriedad que otro tipo de campaña debido al efecto de viralización que anteriormente comentábamos.

Otro de los puntos positivos del street marketing es la flexibilidad de presupuesto, pues las empresas pueden realizar una campaña u otra según la partida económica que tengan para ello.

La interacción directa entre la empresa y el cliente suele provocar que éste asimile el mensaje mucho mejor que si la publicidad le llega a través de otros canales que pueden ser más convencionales o tradicionales.

Los principales objetivos de Street Marketing son parecidos a los de la publicidad convencional. Es decir, cuando planteas y diseñas una estrategia de Street Marketing tus objetivos son:

Hablando en términos generales, los objetivos primordiales que la mayoría de las compañías se proponen son tres: en primer lugar, aumentar la visibilidad de la empresa o la conciencia de marca o, en resumidas cuentas, aumentar la notoriedad de marca. Es muy importante darse a conocer a los clientes potenciales o aquellos que aún no conocen la marca, presentar al público algún producto en concreto o aumentar la visibilidad de los servicios. Conseguir más ventas sería sin duda el objetivo principal de todo negocio, ya que sin unas buenas ventas no hay beneficios sustanciales, y sin estos beneficios no cabe la posibilidad de realizar inversiones que hagan que el negocio se situé en la cúspide de la pirámide llamada mercado. Finalmente, toda compañía debería estar “obligada” a fidelizar a sus clientes.

Su objetivo es llamar la atención y el emplazamiento de la campaña publicitaria es clave para su éxito.

A pesar de que el Street Marketing es una acción offline, el mundo online ofrece un sinfín de sinergias que no deben desaprovecharse. Más en concreto, el Marketing Online y la difusión por las redes sociales son potentes apoyos para difundir a través de la web 2.0 las campañas de Street Marketing desarrolladas.

En definitiva, no hay unas reglas fijadas, ni tampoco un lugar idóneo para llevar a cabo una estrategia de Street Marketing. Aunque, como ya has podido comprobar la creatividad es imprescindible. Por ello, lo más importante es abrir la mente. Una vez realizado este proceso, sólo queda trasladarlo a la vía pública, si después de esto, consigues captar la atención de los usuarios, el resto está hecho.

 

 

Agencia de comunicación y PR