Subir

Deja ya los videojuegos” solían decir nuestros padres al vernos constantemente jugando a la consola frente a la televisión, sin imaginar que años más tarde este sector lúdico ya no sería visto únicamente desde el ocio, sino como una profesión. Y una respetada y beneficiosa económicamente.

Fue tras la Segunda Guerra Mundial cuando, gracias a los aportes del matemático inglés Alan Touring, quien terminó por construir lo que se considera el primer ordenador de la historia, se sentarían las bases para que años más tarde, se desarrollara el primer videojuego.

Aunque no fue hasta la década de los 70 cuando los videojuegos se popularizaron gracias a la introducción en los hogares de la primera consola doméstica, creada por la compañía electrónica Magnavox. Sin embargo, a partir de ese momento, la industria ha tenido una evolución vertiginosa que ha desembocado recientemente en el nuevo fenómeno que conocemos como eSports.

Los deportes electrónicos están cambiando por completo la forma en la que hacemos y experimentamos el deporte. Además de que están abriendo el panorama hacia nuevos modelos de negocio que incluyen campañas de Marketing, patrocinios, merchandising, sector educativo y streaming. Oportunidad que las marcas están aprovechando en un intento por acaparar un trozo de este pastel que representó el año pasado un derrame económico de casi 150 mil millones de euros a nivel mundial.

 

La nueva forma de hacer deporte

En la actualidad, los países que se han visto más beneficiados con esta tendencia son liderados por Estados Unidos, seguido de China y Corea del Sur. Si bien España no se encuentra al día de hoy dentro de los primeros sitios, está ubicado como el tercer país con mayor crecimiento en el sector.

Y, para que nos hagamos una idea de la relevancia que tiene este segmento, según la Liga de Videojuegos Profesional un buen jugador en España suele ganar alrededor de 1.700 euros mensuales. Claro está que como cualquier profesión el rango salarial cuenta con diversos matices, si hablamos de los jugadores de élite que reciben patrocinios, hacen campañas de Marketing y califican para los torneos más reñidos de la industria los cheques llegan con varios ceros más.

Pero antes de que dejes tu trabajo para perseguir tu sueño de ser jugador profesional, debes considerar que, como todo deporte, los estándares de competición y presión a la que se someten los jugadores son equivalentes al de cualquier deportista tradicional y sobresalir dentro de la industria requiere dedicar gran parte de tu vida a prepararte para lograrlo. Es por ello también, que a manera de satisfacer las necesidades del sector se están popularizando nuevas profesiones tales como los fisioterapeutas y entrenadores de eSports, así como los psicólogos deportivos. De igual forma, diversas universidades han extendido su oferta académica entorno al deporte electrónico, pudiendo encontrar hoy en día el Máster en Gestión de eSports, Máster en Diseño de Videojuegos y Máster en Comunicación de eSports y Videojuegos, por mencionar algunos.

Para el futuro de esta industria se estima que en la siguiente década estos eventos llegarán a superar el aforo y sintonización de otros eventos deportivos que actualmente lideran como lo son el SuperBowl y la Liga Champions.

¿Llegarán los juegos electrónicos a sustituir al deporte tradicional algún día?

Ejecutiva de Cuentas