WhatsApp acaba con los tonos de llamada

bloquear grupo whatsapp sin que se den cuenta

Hasta hace un tiempo el tono de llamada era información, comunicación. Comunicaba que alguien se había intentado poner en contacto con nosotros, que nos había llegado un mensaje, en resumidas cuentas, que querían decirnos algo.

Desde que hace ya unos años WhatsApp llegara a nuestras vidas, los tonos de llamada han perdido fuelle, y son muchos los usuarios que optan (u optamos) por mantenerlos en silencio la mayor parte del tiempo. ¿El motivo? WhatsApp. Es cierto que se pueden silenciar las alertas en el menú de configuración de la aplicación, pero la pereza manda, y la mayoría prefiere bajar el volumen directamente.
Mantenerlo a un volumen audible supone que los que están a nuestro alrededor sepan el ritmo de WhatsApp que nos envían, lo solicitados que estamos, y eso no gusta, sobre todo en el entorno laboral.

Pero WhatsApp no es sólo el motivo del descenso en el uso del volumen y los tonos de llamada. La expansión de las tarifas planas en el teléfono móvil ha provocado que no coger esa llamada entrante y responderla posteriormente no suponga un coste adicional.

En términos prácticos, podríamos decir que WhatsApp ha acabado –o más bien reducido-, un concepto que arrancaba con un proceso comunicativo, pero en realidad eso se ha producido porque se ha generado otro proceso comunicativo que es continuo en el tiempo. Poder responder un WhatsApp cuando se desee es una ventaja que no aportaban las llamadas de teléfono. O se responde la llamada, o no hay comunicación posible. Es cierto que mucha gente se queja de WhatsApp, de los grupos, de que está enganchado a la aplicación pero, ¿cuántos la han desinstalado? Apuesto a que muy pocos de los que la demoniza. Cuando cualquier avance hace que la comunicación sea más cómoda, llega para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *