Vicente Ferrer: el cura marxista al que quisieron expulsar de la India

Vicente Ferrer está hoy en boca de todos. El estreno de una serie en la que Imanol Arias interpretará a uno de los iconos universales de la solidaridad le ha impulsado a ser Trending Topic en las redes sociales. Pero, sin embargo, hay muchas cosas que a lo mejor no sabes sobre este personaje. Aquí van algunas de las más curiosas:

-En su juventud se afilió al POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista)

-Participó en la Guerra Civil Española en el bando republicano

-Tras el conflicto, estuvo preso en un campo de concentración sito en Francia

-Comenzó a estudiar derecho pero al poco tiempo abandonó la carrera para ordenarse sacerdote con los Jesuitas

-Llega a la India con 32 años para ampliar su formación espiritual y desde el mismo momento en el que pisa el país decide trabajar en beneficio de los más desfavorecidos

-Abandonó las oraciones porque le restaban tiempo para ayudar a los demás

-La casta económica y política del país le veía como una amenaza y en 1968 se cursa una orden de expulsión contra él. La orden es paralizada gracias al apoyo que tuvo en la calle por parte de miles de campesinos, que provocaron la intermediación de la entonces primera ministra Indira Ghandi.

-Su trabajo se materializó en tres hospitales generales, uno de VIH, un centro de control natal, 14 clínicas rurales, 1.696 escuelas, 30.000 viviendas y 2,7 millones de árboles plantados, entre otros proyectos. Se calcula que sus acciones han cambiado de forma directa la vida de casi tres millones de personas.

Y siendo éste un blog centrado en la comunicación, ¿dónde se encuentra el nexo de unión que hace que tenga sentido este post?

Pues en que se trata de un personaje que supo comunicar sin palabras, sólo con los actos, y esa es la forma más difícil de comunicar. Sus mayores prescriptores fueron aquellos a quienes ayudó, ellos son quienes configuraron la imagen de Vicente Ferrer y le dieron repercusión internacional. Pensemos en las protestas que generó la intención de los estamentos políticos y económicos del país. Su figura y su imagen fueron capaces de movilizar a decenas de miles de personas que recorrieron andando 250.000 kilómetros para evitar su expulsión.

Una imagen y una forma de hacer las cosas que se han traducido en una serie producida nada menos que por TVE. Y es que, a pesar de no estar entre nosotros, Vicente Ferrer tiene muchas cosas que decir.

81_QB.TIF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *