Una idea de 1.000 millones de dólares

El pasado 3 de marzo marcó un hito en la historia de la comunicación. Una estrategia publicitaria tan antigua como la rueda –el product placement- vinculó por primera vez a escala planetaria dos mundos: el que estaba sucediendo en el Teatro Kodak de Los Ángeles y el de los millones de personas que lo estaban viendo en televisión o siguiéndolo en directo a través de Twitter.

A estas alturas del post todos ya sabréis qué hecho ha inspirado esta entrada…  Sí. Así es. El famoso selfie de la Gala de los Óscar.

Este momento captado –e ideado- por Samsung nos ha hecho reflexionar en INDIE.

En primer lugar porque ayer se publicó la cifra astronómica del valor publicitario generado mediante esta estrategia de PR. Según compartió ayer Publicis, agencia creativa que diseñó la acción, la fotografía de Ellen DeGeneres  acompañada de actores como Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Julia Roberts, Brad Pitt o Meryl Streep representa un valor de entre 800 y 1.000 millones de dólares (entre 581 y 798 millones de euros).

En segundo lugar porque la enorme atención mediática captada ha convertido al consumidor en un receptor más maduro.  La estrategia se ha evidenciado a un nivel que pone al consumidor en alerta, lo que nos obliga a agencias y anunciantes a agudizar el ingenio para que no se genere rechazo ante este tipo de acciones.

En cualquiera de los casos, Samsung ha dado al mundo una lección que probablemente se estudiará en los centros especializados en relaciones públicas demostrando el éxito de una fórmula con la que ya habían experimentado otras marcas, y es que la repercusión social de una acción se multiplica si en la ecuación añadimos el factor “now”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *