Indie PR + digital | Un perro, mortalmente herido tras la mordedura de un niño
962
post-template-default,single,single-post,postid-962,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Un perro, mortalmente herido tras la mordedura de un niño

Un perro, mortalmente herido tras la mordedura de un niño

Seguro que más de uno ha entrado en el blog de Indie por el título, un tanto pintoresco, que hemos querido darle a este post. Lo primero de todo, le advertimos que no nos consta que ningún niño haya mordido a un perro. Pero sin embargo, usted está aquí, leyendo lo que queremos contarle. ¿Y por qué? Por el titular que hemos puesto.

Y es que que el titular de una noticia es fundamental para que una noticia tenga un impacto considerable es de primero de carrera de Periodismo. Seguro que más de uno ha escuchado alguna vez de boca de un profesor de redacción periodística que “no importa lo que cuentes luego. Si el titular no llama la atención de los lectores, en este mundo con superávit  de información no vas a conseguir que te lean”.

Hay que llamar la atención. Está claro. Pero… ¿a qué precio?

La semana pasada, el periódico “Alerta Digital” informó en su página web que la tasa de natalidad en Melilla supera en casi 10 puntos a la media nacional. Esta noticia no parecía, a simple vista, que fuera a generar hordas de lectores.

Sin embargo, parece ser que al periodista que escribió la noticia, o a su jefe de sección o a quien pasó por delante en aquel momento, le vino a la cabeza esa suerte de cita que hemos puesto en el segundo párrafo de este post, y decidió titular: “Las moras de Melilla, más prolíficas que las ratas”.

1385955_10202152407312084_619715598_nEl titular, que estuvo activo varias horas, fue sustituido por otro, digamos, más políticamente “correcto”, aunque menos vistoso.

nueva portadaSin embargo, a los responsables del diario se les “escapó” cambiar la URL, que aún hoy sigue así:URL melilla

…Juzguen ustedes mismos. Juzguen si consideran que el primer pantallazo necesita más comentarios o si se cumple la máxima de que “una imagen vale más que mil palabras”; y que a veces es imposible defender lo indefendible.