San Valentín, desde las redes sociales

Centros comerciales llenos de corazones, redes sociales llenas de concursos para dos, propuestas de regalos tanto para él como para ella… Efectivamente, San Valentín ha llegado. La última creación para encorsetar el amor y decidir el día concreto en el que tenemos que mostrar lo que sentimos por nuestra pareja.  Y si no la tenemos, siempre nos quedarán las redes sociales.

Cada vez más, estas herramientas que nacieron para conocer gente y conectar a personas rompiendo todas las fronteras posibles se están convirtiendo en lugares donde conocer a alguien y esperar a que pase algo más.san-valentin

Las redes sociales son ahora nichos donde buscar al príncipe azul o donde exponerlo a ultranza cuando ya lo has encontrado. ¿Quién no conoce a alguien que se haya creado un perfil en determinadas aplicaciones móviles para conocer el amor o, por lo menos, alguien con quien compartir cama esa noche?  Lo que pase después, dependerá de cada uno.

La gente ya no se relaciona cara a cara, sino por una pantalla de móvil y lo que es peor, no inmortalizan momentos porque sean significativos para ellos como ocurría años atrás con las cámaras de carrete que tenías que administrar y no había posibilidad de error.

Las redes sociales se basan en la superficialidad tanto de las personas como de las relaciones que se muestran en ellas.

Si te vas de viaje con tu pareja, no importa que subas una foto a Instagram de un momento importante o bonito que estáis compartiendo pero, a lo mejor, ese momento debería de quedar en la intimidad, como un recuerdo vuestro que no tiene por qué conocer el resto del mundo.

Deberíamos dejar de hacer fotos pensando en Instagram o Facebook o en los “me gusta”, compartidos y reacciones que van a conseguir porque el amor,  el de verdad, el que te va a ayudar cuando las cosas vayan mal o cuando vayan bien, es el amor del que tienes al lado cuando te haces la foto, no de quienes están metidos en la cama revisando lo que ha ocurrido en su tablón de no sé qué red social y le va a dar un me gusta con el menor de los sentimientos posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *