Rolling Stones o ACDC; bandas que han sabido comunicar

Puede que este verano tengas que poner las pilas con el inglés, el alemán o el ruso, pero de lo que estamos seguros es que cuando suene esa canción en el chiringuito no pararás de moverte, exaltar la amistad o tirarte a la piscina con tus amigos, aunque no entiendas lo que la letra diga. Y es que no hay nada más universal que la música. Toda una amalgama de culturas que a través de simples melodías consiguen hacer llegar un mensaje a millones de personas. Quizás por ello, un artista mundial no es más que una marca personal, ya que lleva asociado una impronta que lo diferencia, que hace que miles de personas sigan cada uno de sus pasos o incluso los tomen como modelo de comportamiento, o una forma de vida a seguir.

Casi una religión para algunos fans que podrían tener como fundamento elementos de comunicación muy estudiados –o simplemente frutos del azar- que han marcado un antes y un después en el panorama musical. Como en Indie nos encanta la música, hemos querido destacar algunos ejemplos de grupos que más han trabajado su imagen;

  • Rolling Stone, a golpe de lengüetazo. Camisetas, bolsos, y demás material de merchandising han convertido a esta imagen uno de los iconos más presentes en la imaginería mundial. Hablamos de la característica lengua roja de los Rollings Stone, la cual durante muchos años se pensó que fue diseñada por el artista estadounidense Andy Warhol. La idea de crear un logo surgió gracias al líder de la banda, Mick Jagger, cuando en 1971 crearon su propio sello discográfico. En aquel entonces Jagger encargó a un joven diseñador de nombre John Pascher que le dibujara un logo, y ese fue el resultado.  La historia cuenta que el logo en sí tuvo influencias de la diosa hindú Kali que aparece con la lengua fuera.
  • Los Ramones. Toda una obra de arte. Pretendían que la portada de su álbum debut fuese similar a la de Meet The Beatles! (1964) el primer disco editado en EEUU del cuarteto de Liverpool. Pero finalmente la foto de portada del disco debut de los Ramones fue más que eso, ya que esta imagen no solo fue determinante en la estética propia de la banda sino que influyó a otros grupos punk rock convirtiéndose en una de las imágenes más recordadas de la historia de la música.La fotografía fue tomada por Roberta Bayley para una revista de punk tras la que tras varios descartes, la discográfica Sire decidió utilizar una de ellas como carátula del disco. Todo un acierto, pese a que durante la foto los miembros de la banda se limitaran a no moverse y mirar a cámara, la instantánea consiguió captar el espíritu rebelde e irreverente de toda una época que comenzaba a surgir y de la cual se erigieron como estandarte. El aura de esta imagen impregnó a otros trabajos de la banda como por ejemplo en Rocket to Russia, en la cual posaban frente a la puerta trasera del CBGB. Actualmente la fotografía se encuentra en la colección permanente del MoMA de Nueva York y está entre las 100 mejores portadas de discos según la revista Rolling Stone.
  • Los Beatles. Cruzando la línea. Si una imagen ha perdurado a lo largo de la cultura pop, esa ha sido sin duda la foto tomada por Iain McMilla en Abbey Road, justo en el paso de cebra frente a los estudios de EMI en Londres. En pleno proceso de una grabación que no hacía nada más que eternizarse, Paul McCartney sugirió salir a la calle y hacer allí mismo la foto para la portada. La instantánea, curiosamente, se tomó a las  11:30 de la mañana un 8 de agosto de 1969 en tan solo 10 minutos. Un tiempo medidísimo, ya que fue lo máximo que la policía accedió a parar el tráfico en la calle. McMillan tomó las seis instantáneas que componen la sesión desde lo alto de una escalera plegable. Unas instantáneas que aún hoy siguen despertando la curiosidad de medio mundo debido a la gran carga de simbólica de la misma, tanto de la colocación de cada miembro como por la ropa escogida.
  • David Bowie, el gran camaleón. Si habitas en el planeta tierra, o sobre todo si sueñas con el espacio y la astronomía, conocerás al creador de Ziggy Stardust o al Gran Duque Blanco. Sin duda el británico David Bowie ha sabido jugar con todos los elementos a su alcance para comunicar –no solo a través de sus letras o géneros musicales- lo que a él le apetecía en cada momento, o en cada época de su vida. Un músico que ha sabido adaptarse a todas las circunstancias siempre adelantándose a su tiempo, jugando como principal baza con la ambigüedad y la libertad absoluta, no solo en la estética se refiere, sino también en lo musical. Una autentica leyenda que ha creado himnos para el recuerdo y nos ha hecho soñar con la luna.
  • ACDC, un juego de niños. El punk, el glam rock, y los demás movimientos musicales también han tenido un hueco en la moda. El vestuario de una formación o de su headliner es una herramienta de comunicación que también hay que tener en cuenta. ¿Algún ejemplo claro? Angus Young, el eterno colegial. No debemos olvidar que cuando surgió ACDC estábamos a comienzo de la década de los setenta, el momento del glam-rock. Una tendencia visual dentro del género musical, que nació en Gran Bretaña y que puso de moda entre los músicos de rock, disfrazarse de forma llamativa para actuar (seguro que os está pasando por la cabeza los Kiss o Queen). Pues al parecer, existe el rumor de que de forma fortuita el famoso atuendo de Young sería debido a que justo después del colegio iba a ensayar con el grupo, quedando como algo intrínseco a la banda. Pero al parecer, esta versión es desmentida debido a un rumor que asegura que fue la hermana de Angus la que le sugirió que saliera al escenario con el uniforme escolar, después de que Malcolm pidiera que cada miembro del grupo tuviera su propio disfraz.  No sabemos cuál de las dos conjeturas está en lo cierto pero a sus 61 años Young sigue siendo todo un chaval.
  • Michael Jackson y el legendario Moonwalk.  Boquiabiertos, ojipláticos, de otro planeta. Esa fue la reacción hace unas tres décadas durante la gala por el 25 aniversario de la discográfica Motown Records, en la que Michael Jackson –con tan solo 24 años- sorprendió a todos con el que se convertiría en el paso de baile más emblemático de su carrera: el moonwalk.  De una calidad artística innegable, ha dejado huella en todo el mundo como un elemento “comunicativo” atribuido al Rey del Pop pese a que muchos investigadores y cinéfilos aseguran que el célebre paso fue ensayado con anterioridad en musicales protagonizados por Sammy Davis Jr., Fred Astaire, o Cab Calloway.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *