¿Quién está detrás de Telegram?

La amenaza más reciente a WhatsApp se llama Telegram y viene pisando fuerte. Su crecimiento diario en seguidores es exponencial en nuestro país y, aunque parece complicado que haya una alternativa a WhatsApp por la popularidad con que cuenta esta última, hay que tenerla en cuenta. Pero, ¿por qué crece a esa velocidad? ¿Quién está detrás de Telegram?

Pues detrás se encuentra el Facebook ruso, llamado Vkontakte (VK), la mayor red social por número de visitas con 45 millones de usuarios principalmente repartidos por Rusia, Ucrania, Bielorrusia. Esta gran base de usuarios y visitas –es la página 28 a escala mundial por número de visitas según Alexa- es quizá uno de los motivos por los que se está extendiendo con tanta virulencia.

Un modelo de negocio diferente al de WhatsApp

Los fundadores de VK son los hermanos Pável y Nikolai Dúrov, quienes arrancaron Telegram Messenger el pasado verano. Pável, el alma pensante de los dos hermanos, es considerado como el Zuckerberg ruso. Sí, estamos hablando de otro multimillonario más con menos de 30 años ligado al mundo de las redes sociales. Su fortuna es tal que recientemente donó un millón de dólares a la Wikipedia.

telegram

La capacidad financiera de los fundadores de Telegram marca una gran diferencia respecto al modelo de negocio de WhatsApp. Mientras WhatsApp se sostiene a base de inversiones y empresas de capital riesgo que esperan llenarse los bolsillos ante una hipotética venta de la compañía, Telegram cuenta con independencia económica, en tanto que el dinero lo pone directamente su fundador.

Así las cosas, en su página web aseguran lo siguiente: “Creemos en la mensajería rápida y segura, que también es 100% gratis. Por lo tanto, Telegram no es un proyecto comercial. No existe la intención de vender anuncios, obtener ganancias o aceptar inversiones externas (…) Telegram será gratis siempre (…). Si Telegram se queda sin recursos, invitaremos a nuestros usuarios a donar o añadiremos opciones no esenciales pagadas”.

Veremos si el futuro no hace cambiar una política que, a priori, es más interesante para el usuario de WhatsApp, una app que en sus orígenes era gratuita pero que con el tiempo se ha convertido de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *