¿Qué esperan los clientes de ti?

Tú, agencia de comunicación, seguro que te has preguntado en más de una, más de dos y más de cien ocasiones qué espera tu cliente de ti, qué quiere escuchar o qué consultoría le gustaría recibir. El pilar básico en el que se sustenta toda consultora de comunicación es conocerles como si fueran sus hijos, saber sus fortalezas y debilidades, qué quieren escuchar, saber cuándo decírselo y lo más importante dárselo ¡YA!

 

foto blogPero, ¿cuáles son esos secretos que esconden? INDIE PR te los descubre para llegar al corazón de nuestros “hijos” corporativos: LOS CLIENTES

  • Conoce todos sus entresijos: si hay algo que las empresas valoran de sus agencias es que les conozcan tan bien como si fueran sus propios fundadores. Quién es quién en cada departamento, cuál es el papel que desempeñan, filosofía empresarial, funcionamiento interno, qué objetivos se han marcado para el ejercicio actual, hacia dónde caminan, qué público target interesa abordar y en qué medios aparecer.
  • Portavocía: aquí entra la labor del consultor para asesorar quién es el perfil más adecuado para representar a nuestro cliente. Esta persona será la voz de la empresa en los medios por lo que deberá ser un interlocutor con una gran capacidad comunicativa con las ideas muy claras. En caso de que sea la empresa quién elija a su representado, éste debe ser una persona con alta capacidad comunicativa para transmitir los mensajes adecuados.
  • ¿Qué quieren escuchar? Detrás de cada mail, al otro lado del teléfono hay una persona que, como cliente, necesita a su agencia, necesita a su “asesor”. A toda persona le gusta sentirse acompañada, que le escuchen y dejarse aconsejar sobre todo en temas de comunicación en los que no se encuentra cómodo. Esos son los puntos clave en los que podríamos resumir la labor del consultor en su relación diaria con el interlocutor. ¿Cuántas veces hemos escuchado decir aquello de “haced que se sienta protegido, escuchado, mimado”? Sin embargo, no es positivo acostumbrarle a escuchar lo bueno que es o lo bien que lo hace. Debemos cambiar el chip y hacer crítica constructiva.
  • ¿Cuándo y cómo decirlo? Cualquier momento es bueno para comunicarnos. El cliente siempre estará dispuesto a escuchar un buen consejo que le aporte algo nuevo que desconocía. El ejecutivo será consciente de que habrá obrado bien. En cuanto al cómo, por todos es sabido que con el paso del tiempo cogemos confianza y cierta complicidad con el interlocutor, pero la educación y las formas no deben perderse nunca. No hay que olvidar que esa persona da de comer a tu empresa y que, gracias a él y otros clientes, tú tienes ese puesto de trabajo.
  • ¿Calidad o cantidad? Ahí está el quid de la cuestión. ¿Mucho y mediocre o poco y bueno? Las mejores agencias de comunicación destacan por la calidad de los servicios que prestan. En Indie también abogamos y trabajamos por y para ello. Sin embargo, muchos clientes prefieren la cantidad sin importarle tanto la calidad del medio. Con esta fórmula corremos el riesgo de:
  • Perder el foco del target al que nos dirigimos.
  • La imagen corporativa queda algo deteriorada.

Por tanto no olvides, conoce a tu cliente como si fuera tu hijo, mantén siempre una comunicación fluida con Él, que no se sienta olvidado y sí respaldado por tu consultoría y recuerda, dale el servicio de calidad que merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *