Indie PR + digital | ¿Por qué los periodistas no firman sus noticias?
771
post-template-default,single,single-post,postid-771,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Por qué los periodistas no firman sus noticias?

¿Por qué los periodistas no firman sus noticias?

diarios“Redacción”, “Agencias”… Muchas veces, nos encontramos en los periódicos con noticias, reportajes propios que no llevan la firma del periodista que lo ha escrito…. ¿Por qué? Al fin y al cabo, la forma última que tiene un periodista de hacerse valer, de demostrar lo que hace, es firmando sus noticias, poner su nombre, sus iniciales o lo que quiera, en ese escrito fruto de un proceso de búsqueda, investigación y horas delante de un ordenador. Entonces… ¿qué empuja a algunos redactores a no ponerle ese “sello” de calidad a su trabajo? Como cualquier periodista de turno, hemos ido a las fuentes, y hemos encontrado varias respuestas a la pregunta de “¿por qué te has negado alguna vez a firmar una noticia?”.

Y lo primero que hemos encontrado es que es un derecho amparado por los sindicatos, sobre todo, al tener que cubrir una noticia con un determinado punto de vista y no estar de acuerdo con él. De hecho, ésta es una de las razones más repetidas entre los periodistas consultados, normalmente, y suelen ser por temas políticos, económicos o incluso morales. O lo que es más, una noticia impuesta o publicidad encubierta “bien sea para un partido, empresa o causa”.

Otra razón, un poco en línea con la primera, ocurre cuando la persona que revisa los textos edita tanto una noticia que el redactor deja de sentirla propia y no la firma.

La tercera razón que hemos encontrado ha sido por huelga. Al contrario que otras profesiones, los periodistas no pueden dejar de trabajar. Incluso suele ocurrir que en momentos como huelgas generales, tengan que ir a la convocatoria, pero a trabajar, y por lo tanto no cumpliendo con la llamada sindical, estén o no de acuerdo con ello. Por lo tanto, si es por una huelga general o por razones internas del medio, no firmar es una forma de presión, ya que, al fin y al cabo, en palabras de un compañero de Indie que ha trabajado en medios de comunicación varios años, “la firma de un periodista es como el marchamo de calidad de un vino, la firma de un notario… Es lo que le da credibilidad”. Y sin firmas, todo ese aura se pierde. Pierde el periodista, pero también el medio.

La cuarta razón que exponemos aquí es algo más divertida, y es que a veces, simplemente no se firma porque una misma persona está escribiendo varias noticias en una sola página y en alguna de ellas debe firmar con otro nombre o parecerá “que se monta él solo el periódico”.

Pero la razón que más nos ha convencido, o al menos la que más sonrisa nos ha sacado, y con la que acabamos este post, es la de un periodista que estuvo un tiempo trabajando en una revista local en la que sólo trabajaban él y su jefe. Pues bien, tuvo que inventarse otros dos pseudónimos para firmar sus noticias y así que “la competencia pensara que teníamos más gente trabajando”. Es algo que cada vez sucede más.