Indie PR + digital | OT: cómo la naturalidad y el buen rollo también pueden triunfar en RRSS
3985
post-template-default,single,single-post,postid-3985,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

OT: cómo la naturalidad y el buen rollo también pueden triunfar en RRSS

OT: cómo la naturalidad y el buen rollo también pueden triunfar en RRSS

El tan esperado regreso de Operación Triunfo ha superado cualquier expectativa de éxito. Es un hecho. El reto era enorme. La tensión de no poder superar el fenómeno de la primera edición y caer en el típico tópico de que “segundas partes nunca fueron buenas” estaba demasiado presente en la mente de todos. Y, sin embargo, se logró el “más difícil todavía”: OT 2017/18 ha conseguido lo que muchos han intentado y no han logrado  durante mucho tiempo: que media España deje de hablar de las desavenencias políticas, de Cataluña y de los gurús de la Inteligencia Artificial para hablar… de jóvenes cantantes.

Esta edición, la novena, ha seducido a todo tipo de audiencias, desde las más jóvenes (los llamados millenials) hasta los más mayores, pasando por todo tipo de cantantes, influencers y celebridades, que no han dudado en opinar y manifestar su apoyo al programa. OT ha conseguido que incluso aquellos que renegaban de los “triunfitos” se enganchasen a las voces de sus protagonistas.

Esto es algo que podemos demostrar a través de cifras muy significativas, como, por ejemplo, los datos de audiencia de cada lunes o las masas de fans que han acudido y acuden a las firmas de discos (SÍ, discos) pero sin duda, los datos más aplastantes de Operación Triunfo, los encontramos en las redes sociales.

Canal Estrella: Youtube

No es de extrañar que un programa de telerrealidad con más de 50 cámaras atentas a los movimientos de los concursantes haya encontrado en Youtube su nicho favorito. Televisión y vídeo son un combo estrella. Sin embargo, lo que ha marcado la diferencia respecto a otros programas del mismo estilo, ha sido la fuertísima apuesta de la producción del programa de emitir el Canal 24 horas a través de esta plataforma.

Gracias a este movimiento, el Canal 24 horas en Youtube se convirtió en un lugar de encuentro para los fans, quienes no descansaron ni un solo minuto con sus comentarios. Daba igual la hora, si los aspirantes a ganar OT estaban comiendo, ensayando o, simplemente, descansando en el sofá: el flujo de comentarios fue ininterrumpido durante más de tres meses, lo que consiguió que el programa acumulase la escalofriante cifra de 85 millones de visitas en este canal.

Twitter, el foro del 24 horas

No resulta extraño que Operación Triunfo consiguiera ser Trending Topic todos los lunes a partir de las 22:40 hrs, momento de emisión de la gala. Lo sorprendente es que las fórmulas #OTDirecto/dia/Mes o #GalaOT/numero fueron TT todos los días durante los tres meses que duró el programa, a todas horas. ¿Por qué?

La explicación es mucho más sencilla de lo que parece: Contenido + Embajadores + Branding.

Los que nos dedicamos a la comunicación, sabemos que lo más importante a la hora de vender algo es la historia que esa “noticia” lleva detrás y quién te la está contando. Bien, pues los concursantes, elegidos muy inteligentemente por la producción del programa (perfil millennial con talento para la música), regalaron a su audiencia miles de historias, miles de momentos y relatos que los fans quisieron compartir y comentar. Además, y algo totalmente inusual en realities de este tipo, es que todo el debate ha sido “blanco”. Lejos de peleas, insultos y cotilleos de mal gusto, en Twitter la conversación “Operación Triunfo” ha repercutido en todo momento positivamente en la marca, uno de los grandes sueños de cualquier proyecto.

Instagram, la conexión ideal entre los concursantes y sus fans

Los fans necesitan contenidos fabricados a mano por los concursantes; es algo que genera confianza y potencia las conexiones de calidad. ¿A quién no le gusta leer una publicación escrita de puño y letra de su artista favorito? Ofrecer esto a los espectadores del programa sería algo muy complicado en el siglo XX, sin embargo, ahora… ¡Tenemos Instagram!

Foto de @Alfred_ot2017

El programa puso en manos de los concursantes teléfonos móviles sin conexión a Internet (así nada del exterior pudo influirles durante su estancia en la academia) para que pudiesen fotografiar o grabar lo que quisieran. La novedad es que los concursantes podían escribir publicaciones en Instagram en sus borradores y seleccionar alguna de sus fotos para compartir con sus seguidores y así ir alimentando su relación con ellos. El equipo de OT era el encargado de publicar todo esto.

Todos estos movimientos forman parte de una estrategia de redes sociales muy bien definida, un entramado digital en el que cada red social tiene su función y su propia personalidad, y el cual estuvo totalmente coordinado con la estrategia global del programa.

Operación Triunfo 2017-2018 es ni más ni menos que el ejemplo perfecto de lo que quieren consumir y compartir los espectadores en el área del entretenimiento. Historias, naturalidad, admiración, arte, cultura y mucha diversión. Además, también puede ser un ejemplo de cómo hacer crecer un producto respondiendo a  las opiniones y peticiones de tus usuarios.

Y lo más sorprendente, la mayor paradoja de este reality y que puede dar lugar a muchas reflexiones interesantes: Amaia, la ganadora de la edición más digital y más social de la historia de Operación Triunfo tiene 4 publicaciones en su cuenta de Instagram y 13 tweets en su canal de Twitter.

¿Será la naturalidad la clave del triunfo?