Los vacíos comunicativos de Willy Toledo

Willy Toledo nos has dejado otra  “perlita” de las suyas. Esta vez se ha ido a Venezuela a ser entrevistado en la cadena de televisión TeleSur, en el que se ha quejado de la falta de democracia que tiene España, un país donde “no se dan los preceptos democráticos mínimos”. Ante tanta falta de libertad y dejación de los derechos más fundamentales, el “popular” actor ha decidido emigrar a Cuba, un país donde sí se vive en libertad y hay una democracia de verdad, no como la que tenemos por estos lares…

No es la primera vez que el actor da que hablar, y como en esta ocasión, no por alguna actuación en los escenarios. De hecho, estas actuaciones han causado en ciertos sectores de la sociedad cierto hastío por este personaje metido a activista y defensor a ultranza de regímenes como el cubano o el venezolano. Seguro que muchos, o incluso vosotros mismos, habéis dicho alguna vez algo así como “no vuelvo a ver una película de este tío”, y las circunstancias bajo las que las habéis hecho no ha sido saliendo de un cine o de un teatro. Y es que parte de este descontento no son las opiniones en sí, si no que muchos encuentran que lo que dice es una mentira, una patada a la realidad, una ofensa incluso.

Las opiniones que ha arrojado el actor los últimos años van desde apoyar a los terroristas de ETA, lo cual ha levantado un lógico resentimiento entre bastantes españoles, pasando por defender la dictadura de los Castros, defender con demasiado “ímpetu” alguna huelga general, o acusar al gobierno de ser fascista y a los medios de tergiversar y manipular sus palabras.

Cualquier experto en comunicación puede afirmar que una buena imagen de marca (y con marca nos referimos a una persona, una institución, una empresa…) debe basarse en la sinceridad, y es evidente que muchos le echan en cara a este idealista precisamente ese, digamos, “distanciamiento con la realidad”. Según Nuria Cordón, directora de Indie PR “cuando radicalizas tanto algo, pierdes la visión de la realidad, en cualquier aspecto de la vida”. Puede que sea eso lo que le ha pasado a Willy.

Un comentario en “Los vacíos comunicativos de Willy Toledo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *