Indie PR + digital | Los cinco errores más comunes de las empresas en Redes Sociales.
1580
post-template-default,single,single-post,postid-1580,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Los cinco errores más comunes de las empresas en Redes Sociales.

Los cinco errores más comunes de las empresas en Redes Sociales.

Toda empresa que se precie quiere llegar al mayor número de personas.

Toda empresa quiere que su producto se venda y que los usuarios se hagan fieles a su marca.
Internet se ha convertido en una herramienta muy poderosa a la hora de buscar una conexión más directa con el cliente, de poder interaccionar con él a un nivel más cercano. Twitter, Facebook, Google+ y otras redes sociales son, a día de hoy, un instrumento clave en la estrategia de marketing de las empresas.
Aun así no se debe confundir la importancia de estar en las redes sociales con una obsesión por aparecer en todas y de cualquier manera. En Indie Pr hoy analizamos algunos de los errores más frecuentes que pueden cometer las empresas en las redes sociales.

1. Comprar seguidores. Aunque este error parezca una obviedad, ya que las empresas parece que han aprendido la lección, consideramos importante recordarlo. Cierto es que cuantos más followers y fans tengan las empresas en sus perfiles, más vistosa y atrayente será su imagen, y más influencia tendrá. Pero una vez que se es consciente de que esos followers o fans no son más que bulto, se consigue el efecto completamente contrario. Deja en un estado absoluto de desconfianza a los seguidores de la marca, llegándose incluso a correr el peligro de convertirse en el motivo de mofa en la red. Cuidado con Internet, una vez que se pone algo en una red social, se hace universalmente público.

2. Creación abundante de posts y requerimiento constante del feedback del usuario. Esto es difícil de delimitar, porque en realidad no hay un estudio científicamente probado que explique cuándo se ha sobrepasado la fina línea entre la información y el spam. Internet es un arma de doble filo: se llega más fácil a un mayor número de personas, pero también se cansan con una facilidad aún mayor. Es importante recordar que, para crear un impacto a largo plazo en los usuarios, menos es más. El contenido debe ser el justo, nada repetitivo, muy visual y original.

3. Mala gestión de las críticas. No olvidemos que el objetivo primordial por el que estamos en las redes es el de crear una imagen más cercana y positiva al cliente. Ignorar sus comentarios, borrar sus críticas o simplemente no resolver cualquier duda que puedan tener causará en primera instancia el enfado y más adelante la desconfianza por su parte. Las redes también sirven para ofrecer a nuestros usuarios una atención personalizada y familiar.

4. Utilizar todas las herramientas de las redes sin un objetivo en concreto. Todos, como público, hemos sentido cierta irritación al ver un tweet lleno de hashtags. ¿Para qué? Se puede intentar aprovechar un hashtag que en el día se ha convertido en trending topic, porque eso le dará notoriedad a la empresa, pero cuando el tema que conectas con tu empresa no tiene nada que ver, lo único que se consigue es dar una mala imagen. Sí, puede que consigas algunos seguidores nuevos, pero también puede que te ridiculices ante los que ya tienes o que tus competidores aprovechen para hacer contra publicidad. La herramienta “pantallazo” puede ser el peor enemigo de las marcas en Internet.

5. Dar información solo sobre la marca. Retomando el tema del spammeo, no está de más añadir, por último pero no menos importante, que no se debe hablar solo de la marca y sus productos en las redes. El contenido es el rey y cuánto más dinámico, ameno y de calidad sea, más beneficios obtendrá la empresa. El constante bombardeo puede crear en los internautas la impresión de estar ante una marca que está en las últimas y desesperada por vender.

Internet es un medio completamente transparente, todo fallo cometido puede ser visto por cualquiera.

Nuestro consejo desde Indie es sencillo y fácil de recordar: tener la presencia en Internet que tendrías en un evento o lugar público. No hacer en la red lo que nunca harías en sociedad.