Los 300 de Gamonal

El día que comenzaron las protestas en Gamonal llegué con mi chica a casa de sus padres. Es de Burgos y su portal da justo a la Zona Cero en la que se están cociendo las protestas. Para que os hagáis una idea de la cercanía, ese fin de semana hubo momentos en que su casa olía a goma quemada.

Aparcamos el coche y salimos con nuestras maletas a la calle Vitoria a eso de las 22:00 de la noche. Contenedores quemados, adoquines, antidisturbios con escopetas de pelotas de goma, jóvenes rompiendo botellas extraídas de contenedores de reciclaje… Calculamos que no debían ser más de 100 los allí congregados (ver fotos que adjunto del día de inicio de las protestas), pero parecían miles atendiendo a la que habían montado.

Leímos mensajes de algunas personas que, aludiendo a nuestra condición de periodistas, criticaban la falta de visibilidad de la protesta en los medios. Yo pensé en voz alta y lo vi claro: “No creo que vaya a tener mucha repercusión, son cuatro gatos”.

Al día siguiente la calle volvía a lucir como si nada. Como único recuerdo de la batalla, una pareja de contenedores con el cartel “recién pintado”, y una concentración de unas 300 personas como máximo. Pero sin embargo varios medios nacionales daban la noticia del día anterior dedicándole mucho espacio; y radios y televisiones se hacían eco de los disturbios.

El lunes volvimos a Madrid. Han pasado los días y, por lo que me cuentan, la cifra de manifestantes que acuden periódicamente a las manifestaciones (hay turnos organizados) ha crecido considerablemente, pero, ¿por qué los dos primeros días de protestas siendo tan poca gente obtuvieron tanta repercusión? Allá va mi opinión:

-Porque son la respuesta, nos guste o no, a lo que una gran parte de la gente empieza a pensar: que es necesario incrementar el nivel de presión sobre las autoridades porque después de miles de manifestaciones la sordera gubernamental es aún más aguda.

-Porque es quizá el primer caso de una población pequeña que se convierte en un ejemplo reivindicativo para las grandes –hasta ahora las protestas más significativas se han dado en núcleos poblacionales mucho mayores-.

-Porque son el ejemplo de barrio humilde con tejido social (ej: muchos coches aparcan en doble fila y sin el freno de mano para aprovechar mejor el espacio) que sabe remar en la misma dirección

-Porque representan a una gran parte del barrio más grande de Burgos, con en torno a un tercio de la población de toda la localidad.

-Porque son sólo unos 300 pero de momento van ganando la batalla y el ser humano va con el débil casi por naturaleza. Nos va el romanticismo.

Está por ver si, como sucedió con Esparta, acaban perdiendo. Pero guerra están dando, desde luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *