Hasta siempre, compañero

Reflexivo, dialogante, prudente: así era y así será recordado siempre Jaime Camblor, al que un infortunio le costó la vida el pasado lunes cuando circulaba por la M-30 madrileña a bordo de su motocicleta.

Su carácter afable y sus ganas de trabajar dejaron una impronta imborrable en nuestra agencia el verano de 2012. Jaimito, amante empedernido del deporte más popular del mundo (el de la pelotita) y de su Real Madrid, nos enseñó cómo los valores deportivos tienen cabida en cualquier espacio. Para la posteridad quedarán charlas futboleras infinitas y algunos posts en nuestro blog, como el que dedicó a una figura especial para él y de similar carácter, Vicente del Bosque, con el que compartía escudo, amor por un deporte y por unos valores que entendía como prioridad. Así se los transmitía también a sus niños, a los que entrenaba con dedicación y encanto. Entre ellos se encontraba mi hijo, al que le descubrió una, hasta entonces, devoción oculta por la pelota; una devoción que hoy le persigue y le lleva a despertar cada sábado pensando en verde, en fútbol, en amigos.

Descansa en paz, compañero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *