Indie PR + digital | facebook
La información es poder y por ello algo codiciado. Algo que se ha puesto de manifiesto con el reciente escándalo de Facebook.
facebook
4004
post-template-default,single,single-post,postid-4004,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Facebook y la nueva moneda del siglo XXI: la información

facebook

Facebook y la nueva moneda del siglo XXI: la información

Facebook, el gigante de las redes sociales, se encuentra en una situación comprometida. El escándalo de Cambridge Analytica ha revelado un aspecto oscuro de la popular plataforma social, del que antes tan sólo se sospechaba.

Todos sabíamos que Facebook recopilaba nuestra información pero no hasta qué punto y, lo que es más importante, cómo esa información se utilizaba en nuestra contra.

Pero ¿por qué esta obsesión por la información? ¿Por qué Facebook ha llevado a cabo tácticas tan poco éticas para obtenerla? ¿Acaso es pura codicia? La remuneración es sin lugar a dudas un de los principales motivos pero en este caso hay en juego una moneda que puede llegar a tener un valor mayor que el dinero: la información.

Estamos entrando en una nueva era en la que la recopilación y control de la información son clave para conseguir verdadero poder, un poder más influyente que ningún otro. Tan sólo hay que mirar la manera en que Rusia supuestamente ha manipulado las elecciones estadounidenses con información falsa. Y es, hoy más que nunca, como dijo Francis Bacon, el conocimiento es poder.

la información es poder

Quiero hacer hincapié en este punto porque hay mucha gente que no le ha dado la suficiente importancia. Después de todo, piensan: ¿qué más da si  Facebook vende mi información a las compañías? Incluso me puede hacer la vida más cómoda ¿Qué más van a hacer? ¿Mandarme anuncios más agresivos? Sin embargo, dejando de lado el poder del marketing, ¿qué pensarían esas mismas personas de la manipulación política?

Nos gusta creer que somos demasiado listos como para ser manipulados por un sencillo post. La cuestión es que no es sólo uno, es un ejército de posts cuyo contenido ha sido cuidadosamente planeado para provocar una respuesta en concreto basándose en nuestra información personal. Una gota no hace mucho, pero un río acaba partiendo la tierra.

Facebook fue la primera compañía que entendió la importancia de este poderoso recurso llamado información y no tardaron en capitalizarlo. Sin embargo, se pasaron y están pagando las consecuencias. Como suele decirse, la avaricia rompe el saco. Una lección importante a tener en cuenta, pero no hay que ignorar el poder y la influencia que ganaron en el proceso.

El control del futuro pasa por entender el valor de la información y el manejo de su flujo. Ninguna compañía puede esperar sobrevivir, y ya ni hablamos de prosperar, a menos que adopte esta verdad como uno de sus principios estratégicos.