Un éxito de comunicación e imagen sin Red

El 25 aniversario de los primeros Juegos Olímpicos celebrados en España (también los últimos, de momento) y de las bodas de plata de la Exposición Universal de Sevilla,  es una buena excusa para recordar el gran trabajo desarrollado en ambos acontecimientos por los creativos españoles para trasladar al mundo una nueva imagen del país, para romper con algunos tópicos y para demostrar que habíamos  entrado definitivamente en la modernidad.

La comunicación de ambos acontecimientos – aunque ahora pueda parecer extraño – se hacía a través de los medios tradicionales. En el Centro de Prensa de Barcelona 92 y en las instalaciones habilitadas para los periodistas en la Cartuja de Sevilla  se concentraron miles de periodistas, que retransmitían por diferentes canales lo que estaba pasando en los  distintos estadios deportivos o los actos que tuvieron lugar en los pabellones levantados junto al río Guadalquivir.cobi

Los más jóvenes quizás no se expliquen muy bien cómo podía trasladarse al mundo lo que estaba ocurriendo en ambos escenarios sin la ayuda de Internet. Porque entonces, aunque pueda parecer extraño, la Red estaba todavía en mantillas y los periodistas comunicábamos y transmitíamos las informaciones – nunca olvidaré aquel trabajo de enviado especial a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 – a través del teléfono, el fax o enviando las fotos por diferentes servicios de mensajería.

Estos dos grandes escaparates de Barcelona y Sevilla evidenciaron por otra parte la enorme creatividad y el talento de quienes se encargaron de resaltar – agencias de comunicación y publicistas, fundamentalmente – la imagen de una España innovadora, con capacidad de gestionar con éxito dos grandes eventos internacionales. Poniendo en valor el empuje de un país decidido y dispuesto a ganar el futuro.

curro-expoLa transcendencia de Barcelona 92 y la Expo de Sevilla  son incuestionables a la hora de comprender el cambio de percepción que se produjo en los observadores internacionales. Gracias a esos dos eventos, se modernizaron también nuestras infraestructuras  – AVE, vías de circunvalación en Barcelona – y se demostró que sabíamos vender al mundo los progresos  alcanzados en los últimos años.

Incluso el diseño de las mascotas de Cobi y Curro sirvieron para poner de manifiesto la capacidad y el talento de nuestros profesionales a la hora de llamar la atención de millones de personas. Supimos comunicar una visión atractiva de España, sin Internet y con los medios que entonces teníamos a mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *