¿Es rentable el anuncio de Estrella Damm?

CapturaEl viernes pasado entramos oficialmente en verano. Sin embargo, desde hace varias semanas, desde que los chicos de Estrella Damm sacaron su ya tradicional anuncio de verano, hemos vivido un poco más cerca del periodo estival. En esta ocasión, la banda elegida ha sido Love of Lesbian y la zona del Mediterráneo, Cataluña.

Desde que en 2009 nos pusieran los dientes largos con un chico que llega solo a Formentera y conoce a dos atractivas chicas que le enseñan la isla, la marca cervecera ha conseguido “engancharnos” año tras año a su spot veraniego. Y tanto es así, que ya se ha convertido en toda una tradición, y alguna otra marca, como Cruzcampo, ha intentado hacer lo mismo. La fórmula del éxito es muy simple: chicos y chicas muy guapos y mediterráneos, paisajes de ensueño, una banda conocida con una canción que en muchos casos se ha convertido en la canción del verano, y muchos botellines, muchos muchos, de Estrella Damm.

No son los primeros

De esta forma, esta cerveza se ha unido a la tradición de otras marcas de crear ciertas expectativas entre los consumidores. Pero no son los primeros ni mucho menos.

Desde luego, si Estrella Damm es la reina del verano, al final de éste tenemos a los de Ferrero Rocher y Mon Cherie contándonos que sus bombones vuelven a estar a la venta tras la época estival con Isabel Preisler o alguna vedette de similar categoría.

Y por supuesto, la época publicitaria por antonomasia: las Navidades, momento en el que todos esperamos el manido anuncio de Freixenet o el del turrón de Suchard, dos clásicos que, si acaso, sólo se ven un poco empañados por el de la Lotería de Navidad, desde hace algunos años ya sin el “calvo” de la lotería, o por el de Coca Cola. Y desde hace dos años, parece que Campofrío también se ha unido a esta costumbre. La fórmula elegida por la compañía de embutidos y preparados cárnicos es la de humoristas y famosos, bien homenajeando al grande de los grandes –Gila-, o mandando un CV a la señora Mérkel. Esperemos a ver qué se les ocurre para las Navidades de 2013.

¿Es rentable?

Llegados a este punto, la pregunta es evidente: ¿todas estas campañas se traducen en un aumento de las ventas de las marcas promocionadas, o sólo sirven para aumentar las visitas de Youtube y que los internautas compartan los vídeos en sus perfiles en las Redes Sociales?

David Torrejón, editor Revista Anuncios, lo tiene claro: “sin duda son muy rentables”, ya que  “haberse hecho un hueco en la rutina de los consumidores y que estos estén esperando tu nuevo mensaje, no tiene precio. Y si se complementa con una estrategia para crear conversación, aún más”.

No obstante, puntualiza que a Estrella le faltan aún campañas para llegar a las expectativas de Freixenet. “Pienso que Estrella o Campofrío aún están muy lejos de Freixenet en cuanto a una campaña estacional que los consumidores estén esperando. El efecto de la publicidad en el cerebro es acumulativo. Muchísimos consumidores echarían de menos a Freixenet si faltara en Navidad”. Esperemos que eso no ocurra…

Una opinión en la línea de lo que opina Enrique Pascual, CEO de Indie PR. “Aunque es imposible cuantificar en términos económicos lo que suben o no las ventas con este tipo de anuncios, está claro que mejoran la imagen de marca y esto es algo, que de una u otra forma, se refleja en la comercialización del producto”, sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *