Indie PR + digital | “El pequeño Nicolás” o cómo construir una estafa piramidal basada en las relaciones públicas
1583
post-template-default,single,single-post,postid-1583,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

“El pequeño Nicolás” o cómo construir una estafa piramidal basada en las relaciones públicas

“El pequeño Nicolás” o cómo construir una estafa piramidal basada en las relaciones públicas

Las hazañas de Francisco Nicolás, el adolescente más conocido del momento por codearse con empresarios y políticos de primera línea, están en boca de todos. Nos resulta inexplicable cómo puede ser que con tan solo 16 años este joven acudiera a numerosos actos institucionales de alto nivel, ocupando además la primera línea.  Mesas redondas, desayunos informativos y hasta a la coronación del Rey Felipe VI… ¿Cómo ha conseguido Francisco Nicolás hacerse hueco en estas esfera?

Podríamos decir que su estrategia de branding personal se ha basado en el mismo sistema que las estafas piramidales. Desde su entrada en FAES y su primer encuentro con el actual secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, a quien utilizó como “padrino” para engordar su currículum y coronar sus presuntas estafas según publican medios como El Confidencial, Nicolás fue escalando para multiplicar potencialmente su poder de influencia de organización a organización. ¿Pero cómo lo hizo?

pequeño nicolásEl branding personal surge como una técnica para lograr un desarrollo personal o profesional. Esta disciplina tiene por objetivo que una persona, a través de la diferenciación, consiga un mayor éxito en sus relaciones. En el terreno profesional no lo sabemos, pero desde luego en lo que a las relaciones sociales se refiere, Nicolás era un genio ¿o quizá no tanto?

Una marca personal sólida se fundamenta en muchos factores que deben empezar a construirse desde dentro hacia fuera.  Hay muchas variables que intervienen en la ecuación del éxito.

Gestionar un perfil personal como si fuera una marca no es nada fácil. Hay que tener en cuenta aspectos como el tono de comunicación con el que construiremos nuestro “yo público”  y la imagen que queremos que los demás perciban de nosotros. Además hay que tener muy claros los objetivos que perseguimos, lo que podemos ofrecer y los valores y capacidades diferenciales que nos hacen destacar frente a los demás.

Hay que tener claro cuáles son los mensajes a comunicar y estos mensajes a su vez, deben fundamentarse en aspectos creíbles sobre uno mismo.  Esta credibilidad vendría de nuestra propia experiencia previa y credenciales .

Pero sobre todo, hay que tener claro que el contenido es el rey: Igual que en marketing y comunicación la creación de contenido propio es fundamental para posicionarte, en el caso de la marca personal los contenidos de nuestro mensaje serán nos que nos darán valor y nos distinguirán de un perfil vacío.

Nicolás era el joven con más contactos de Madrid. Que durante varios años la gente le tomara en serio incluso llegando a darle grandes sumas de dinero, es la clave para pensar que su imagen de marca estaba consolidada.

Durante estos últimos días estamos leyendo que son muchos los que efectivamente conocían al joven. Dicen que le gustaba estar donde estaba la foto. Sin embargo las instantáneas que han circulado en las que se le ve mano a mano con José María Aznar, Esperanza Aguirre o Arias Cañete entre otros son incontables.  Podríamos hablar de que ha sabido explotar su habilidad para las relaciones públicas, lo que no sabemos aún es cuánto había de contenido – el caso se ha declarado bajo secreto de sumario- y cuánto de fachada.

Veremos próximamente cómo se desenvuelve Nicolás en el ámbito de la gestión de crisis.