Indie PR + digital | hablar en público
Una de las herramientas más efectivas para la comunicación, bien sea a distancia corta, media o larga, es conseguir hablar bien en público. El miedo número uno de todos los españoles es precisamente ese e, incluso, los que dicen no tener miedo, lo hacen mal.
hablar
3976
post-template-default,single,single-post,postid-3976,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

El arte de hablar en público o cómo conquistar a tu audiencia

hablar en público

El arte de hablar en público o cómo conquistar a tu audiencia

Una de las herramientas más efectivas para la comunicación, bien sea a distancia corta, media o larga, es conseguir hablar bien en público. El miedo número uno de todos los españoles es precisamente ese e, incluso, los que dicen no tener miedo, lo hacen mal.

Como dijo el filósofo griego Platón “El sabio habla porque tiene algo que decir; el tonto, porque tiene que decir algo“.

Una buena idea mal comunicada puede convertirse en una mala idea y una idea mediocre bien comunicada puede convertirse en algo grandísimo. Todo depende de emplear la comunicación como es debido. Una cosa es hablar y otra muy distinta, comunicar.

Partiendo de la famosa frase de Winston Churchill, “si tengo que dirigir un discurso de dos horas, empleo diez minutos en su preparación. Si se trata de un discurso de diez minutos, entonces me lleva dos horas”, podemos observar que el primer requisito para pronunciar cualquier discurso es la preparación del mismo.

Improvisación… nunca

 

Debes preparar, preparar y preparar el discurso antes de salir a contar lo que quieres.

Pero, ojo, preparar bien un discurso no es cosa fácil. Debes empezar llamando la atención de tu público con un titular que resulte llamativo. Si contiene un poco de humor provocará en ellos un sentimiento de empatía hacia ti, haciéndote sentir el dueño del escenario. Trata de despertar su curiosidad. Acompaña tu discurso de anécdotas y ejemplos que te permitan conectar emocionalmente con tu audiencia.

Una vez organizado tu discurso, debes practicarlo. Si practicas delante del espejo irás viendo que, poco a poco, ganarás confianza en ti mismo y así podrás llegar a convertirte en un gran comunicador. Lo del espejo es algo real, ¡compruébalo!

Como con todo en la vida “La práctica hace la perfección”. Practicar tu discurso te llevará a no tener que leerlo y te permitirá conectar mejor con tu audiencia. No leas, habla.

Las personas, como bien afirma Victor Küppers, somos “Resultados = (C + H) × A” que significa “Resultados = (Conocimientos + Habilidades) x Actitud”. Te estarás preguntando qué tendrá que ver esto con hablar en público. Tiene mucho que ver, es más me arriesgo a decir que es la clave de todo.

Los conocimientos y las habilidades suman, pero la actitud multiplica siempre. Lo primero se aprende con el tiempo; la actitud no se aprende, sino que depende de uno mismo, y es tu mejor herramienta para lograr no sólo un buen resultado, sino el mejor resultado.

Para vender bien una idea, en definitiva, saber comunicarla, debes saber transmitir tu pasión por el tema que tratas. El efecto actitud marca la diferencia. Según el autor de la fórmula, la alegría se trabaja. Una vez trabajada, se contagia. Exprésate siempre de forma positiva.

Cierro este post apelando al amor o al menos al flirteo. Intentar crear y transmitir sensaciones positivas durante tu discurso, se empático y crea un vínculo emocional que lleve a tu público a enamorarse de ti, de tu marca personal y, por lo tanto, de tu discurso. Y es que, al final, hablar en público bien es, simple y llanamente, una conquista.