Indie PR + digital | Comunicando la RSC
3933
post-template-default,single,single-post,postid-3933,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Comunicando la RSC

Comunicando la RSC

Aunque la preocupación y sensibilidad por la sostenibilidad y el rol social de las empresas está cobrando cada día más importancia, a las organizaciones españolas les queda mucho por recorrer en cuanto a comunicar su responsabilidad social corporativa o RSC.

Con la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, cada vez más entidades trabajan por la consecución de objetivos de “ciudadanía corporativa”, pero, al menos en España, las acciones que toman en esta dirección siguen en la oscuridad debido a la deficiente (y en ocasiones incluso inexistente) comunicación de estas actividades e iniciativas.

Y es que no basta con cambiar el rumbo hacia una actividad más sostenible, hay que comunicar esta dirección al público adecuado para obtener los beneficios organizativos y sociales que acompañan la práctica de la responsabilidad. Así,  la máxima de las relaciones públicas “hazlo bien y hazlo saber” podría haber sido acuñada especialmente para el caso de la RSC. 

El Informe “La Comunicación de la RSC en España: radiografía y diagnóstico” (Observatorio de la Comunicación y la Acción de la Responsabilidad Empresarial) analiza más de 250 documentos de distintas organizaciones y resalta algunas deficiencias del panorama español en este campo.

El informe descubre que la comunicación de las empresas sobre RSC se queda a mitad de camino debido a fallos en la labor de investigación previa. No dedican esfuerzos a definir los públicos de interés de su información, desconocen los canales adecuados para transmitirla y el lenguaje apropiado para explicarla. Así, la información sobre la RSC de las empresas no llega al público general ni a las partes interesadas, sino que se acaba distribuyendo de manera “endogámica, centrada y dirigida a expertos en la materia”, llegando solo a aquellos profesionales que ya están involucrados. Por último, el estudio indica que el diálogo gira más alrededor de enfatizar la importancia de la RSC en lugar de dar a conocer acciones concretas. Esto causa que la comunicación de las actividades de sostenibilidad de las organizaciones resulte poco y mal comunicada.

Al contrario, una correcta comunicación de estas acciones fomentará un ambiente de responsabilidad empresarial, individual y pública, permitiendo a la sociedad demandar más de sus actores e instituciones y animando a las entidades a incorporar el concepto y práctica de RSC en su actividad. Así se conseguirá posicionar a la RSC en la esfera de lo público, creando una cultura de responsabilidad que influirá en las decisiones de consumo de las personas en favor del producto o servicio responsable. La única forma de que la responsabilidad social, económica y medioambiental redunde tanto en beneficio de las empresas como de la sociedad.

En sus propuestas finales, el Observatorio de la Comunicación y la Acción de la Responsabilidad Empresarial apuesta por una solidificación de las actividades RSC en la estrategia comunicativa de las empresas.

Según los autores del estudio, esto unirá a la empresa y a las partes interesadas en favor del beneficio común y terminará con el interminable dialogo sobre los méritos de la RSC. Así, las organizaciones podrán centrarse en lo realmente importante: trabajar por un mundo más sostenible, reducir los impactos negativos de la actividad empresarial y fomentar los positivos, para beneficio de la sociedad, los empleados, el medio ambiente y la propia empresa.