Indie PR + digital | Como ser un buen Social Media Manager sin tener ni idea de redes sociales
1050
post-template-default,single,single-post,postid-1050,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Como ser un buen Social Media Manager sin tener ni idea de redes sociales

Como ser un buen Social Media Manager sin tener ni idea de redes sociales

Hay mucha literatura y leyendas alrededor de las redes sociales (RRSS). Hace unos días, un amigo que acaba de lanzar una startup centrada en el mundo de las aplicaciones móviles me comentaba que le rondaba la idea de contratar a un Community Manager para que le creara y gestionara las RRSS de su empresa. Todo ello con el fin de promocionar y vender sus productos por Internet.

“No conozco bien las RRSS. Alguien que sepa llevar bien Twitter y Facebook me vendría muy bien”, decía. Este comentario es el que nos ha espoleado a elaborar este artículo, porque no es la primera vez –y estoy seguro de que no será la última- que vamos a escuchar algo así.

Luis, que así se llama mi amigo, no necesita un experto en Twitter y Facebook –un Community Manager-, sino un Social Media Manager. Necesita una persona con sensibilidad, inteligencia, sentido común y capacidad de estrategia. Eso es justo –amén de unos mínimos conocimientos de las herramientas- lo que convierte a alguien en un estratega de las RRSS, y no en un mero conocedor de la plataforma. Para que nos entendamos, el Social Media Manager establece la estrategia digital y el Community la ejecuta. Sería el equivalente a las funciones de un arquitecto y las de un peón de albañil.

Como hemos dicho el Social Media tiene que tener:

Sensibilidad: Para captar la personalidad de la empresa
-Inteligencia: Para saber alimentar las redes sociales con mensajes que sean fieles a esa personalidad.
-Sentido común: Porque es indispensable para realizar con éxito cualquier actividad, ya sea empresarial como personal.

Estos tres conceptos permitirán a cualquier Social Media Manager diferenciarse del resto. Internet está lleno de personas que aseguran ser esta figura pero, a la hora de la verdad, se limitan a manejar bien la herramienta y a reflejar en las RRSS lo que les viene dado por el personal de la empresa. Saben manejar las herramientas pero no las ideas, cuando lo realmente complicado es lo contrario. El Social Media Manager es quien debe establecer la estrategia de RRSS (en qué redes sociales ha de estar la empresa, en cuales no, acciones especiales en fechas especiales, estrategia global, etcétera) en función de los valores, problemas y virtudes de la compañía, así como de su rumbo empresarial. Saber manejar Twitter, Facebook o LinkedIn es una cuestión de tiempo y se puede lograr con cierta rapidez: Internet está lleno de artículos y tutoriales al respecto. La clave está en saber qué comunicar y cómo.
Te dejamos con algunos consejos que te ayudarán a ser Social Media sin saber de Facebook, Twitter o Linkedin.

1.-Analiza cómo es tu negocio: Tener claros los objetivos que tiene la empresa y establece un plan de acciones a largo plazo (trimestral, semestral, anual) con unos objetivos concretos establecidos en función del negocio al que se dedique tu empresa y el carácter de la misma. Si la empresa pasa por problemas que pueden solucionarse o atenuarse con la ayuda de las RRSS inclúyelas en el plan.

2.- Aprovecha la actualidad y postea teniéndola en cuenta: Analiza qué tendencias cotizan al alza y utilízalas a tu favor. Imaginemos que la tendencia es #oladecalor y nuestro negocio es vender equipos de aire acondicionado. Echándole imaginación podremos ligar nuestro producto a la actualidad y llegar a más personas.
Si se ha producido, por ejemplo, un terremoto de graves consecuencias tendremos que ser conscientes de que la atención en las RRSS estará centrada precisamente en eso. Sería una insensibilidad y falta de empatía no referirnos al hecho en cuestión en nuestros canales.

3.-Adapta el lenguaje y el tono de tus mensajes al carácter de tu negocio: Siéntate y piensa en cómo se hacen las cosas en tu empresa. Si la relación con los clientes no está sujeta a formalismos tendrás que utilizar un lenguaje más desenfadado y quitarle peso a lo clásico. Si por el contrario, hablamos de una empresa más convencional, que da peso a los formalismos, tendremos que ser más académicos a la hora de postear en nuestras RRSS. Hemos puesto dos ejemplos pero hay una abanico muy grande de acentos sobre las empresas: clásicas, modernas, transgresoras, divertidas, vanguardistas… En función de los atributos que tenga, deberás postear con un aire transgresor, futurista, moderno…

4.-No comuniques por comunicar: Si no tenemos nada interesante que decir, lo mejor es mantenernos callados. Es mejor publicar menos contenido pero de mayor interés que mucho de poca calidad. En este último caso podemos convertirnos en una suerte de pesadilla para la comunidad y perder seguidores. Ojo: publicar menos no significa desatender el perfil. Hay que tener cierta regularidad en las publicaciones y ser proactivo e insistente a la hora de buscar calidad en los contenidos si estos no se encuentran con facilidad.

5.- Elige bien con quién interactuar: Deben ser embajadores de nuestra marca. Si somos un restaurante intentaremos captar la atención de un chef de reconocido prestigio. Conseguir que Chicote o Ferrán Adriá compartan nuestra información nos permitirá aparecer en el timeline de miles de personas que estarán interesadas en la figura de Chicote, pero también seguramente por la gastronomía –nuestro público objetivo-. Es complicado que personajes de tanto peso pongan la lupa sobre nosotros, pero existirán otros muchos perfiles que, aunque con menos peso y seguidores nos seguirán si generamos contenido de calidad.

6.- Ten en cuenta que estás expuesto: Es uno de los aspectos más importantes. Una red social no es más que un espacio como puede serlo una plaza pública o un parque. Son lugares transitados, en los que estamos expuestos a la mirada del resto, así que cuando vayas a postear algo piensa en las consecuencias que puede tener.

Si a estos consejos añadimos una dosis de sensibilidad, inteligencia y sentido común, las RRSS de nuestra empresa tendrán una calidad por encima de la media.