Indie PR + digital | ¿Cómo influye la comunicación a la hora de hacer cine?
3938
post-template-default,single,single-post,postid-3938,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Cómo influye la comunicación a la hora de hacer cine?

¿Cómo influye la comunicación a la hora de hacer cine?

La cinematografía es considerada como el séptimo arte, pero es también una manifestación de cultura, un instrumento que nos aporta una mejor comprensión de la realidad para saber diferenciarla de la ficción.

El cine tiene, como todas las artes, su propio lenguaje, que comprende diferentes códigos de interpretación narrativa que en ocasiones son mucho más complicados de interpretar. La música, el sonido –o la ausencia de ambos–, la composición de los planos según la fotografía… La falta de conocimiento al respecto puede influir a la hora de calificar obras cinematográficas y medir su calidad más allá de su capacidad de entretenimiento, ya que la interpretación se ve dificultada al no saber analizar de manera correcta determinados recursos que pueden estar siendo utilizados por la dirección de la película.

De este modo, la capacidad para interpretar o emplear el lenguaje audiovisual es limitada, dificultando el acto de comunicar en este escenario, donde los interlocutores pueden no compartir el mismo lenguaje o sistema de representaciones, lo que, como ya he dicho, puede influir en la interpretación de una obra cinematográfica. Es cierto que el cine es también una vía de escape, pero eso no significa que sólo sea valioso si es capaz de entretenerte. Por suerte, existen distintos géneros y calificaciones, para poder decidir qué ver. El cine es entretenimiento, pero también puede ser reflejo de realidad, una fuente de información, e incluso, un instrumento de reflexión.

El cine moviliza sensaciones además del intelecto, con una magia que va más allá del argumento de un guion. No es justo generalizar de manera tan tóxica al asegurar que en España no tenemos cine de calidad si sólo conocemos películas que se alimentan de la promoción extrema y no nos esforzamos por buscar esas obras, esos directores y esos guionistas que merecen ser encontrados.

En ese aspecto, la importancia de la comunicación correcta siempre influirá en el éxito de una película, siendo esta mucho más notoria cuanto mayor sea la inversión en la misma. Por desgracia, el espacio en los medios dedicado a la cultura en nuestro país es generalmente reducido, donde las artes luchan entre sí por hacerse cabida, y en el que el cine suele ser protagonista casi a modo de cartelera. En esos casos, este espacio, además de breve, también está notablemente condicionado, y es que no olvidemos que el cine es un medio de comunicación en sí mismo y su nivel de distribución también dependerá de su mensaje, por lo que no es fácil ver cine independiente sin apoyo notorio –o que no haya sido realizado por grandes productoras– en los medios.

Por eso, es importante tener pensada una buena estrategia de comunicación en la que se incluyan acciones que no suponen un gran coste pero sí ayudan a promocionar la película y hacerla llegar a los medios, y a su vez, al público –o incluso viceversa–, conocidas como publicity, donde los mensajes clave deben ser claros y concisos para que el resultado sea positivo.

Realizar cine no es tan fácil en nuestro país, y los que lo consiguen, no siempre cuentan con la distribución necesaria para llegar a todos los espectadores, pero eso no significa que no exista cine de calidad, sino que, por desgracia, sí existe pero no somos conscientes de ello porque quizá no queremos serlo, o no se quiere que lo seamos.