¿Cómo estar en redes sociales y no volverte loco?

Con cabeza, con estrategia, con medición, con sentido común, en definitiva. Las marcas quieren estar en redes sociales y, de hecho, la gran mayoría ya está en ellas pero… ¿lo hacen de la forma correcta?

En el último año, las marcas han aumentado por 5 su actividad en redes sociales. Ese sería uno de los grandes titulares que se extraen del reciente estudio realizado por IAB Spain, la asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España.

El Estudio Top 50 Marcas en Redes Sociales, elaborado junto a Gestazión y Ontwice, sin duda muestra cómo las redes sociales cobran cada vez mayor importancia en esta “eSociedad” en la que vivimos.

Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest… las posibilidades son casi infinitas y tanto marcas/empresas como usuarios y consumidores se lanzan día a día a formar parte de esta aldea social.

Según señala IAB Spain, una “aldea” cada vez más grande y más activa. Si antes señalábamos que la presencia de las firmas y compañías se ha quintuplicado durante 2015, los usuarios no han querido quedarse atrás y han multiplicado por 3 la respuesta a sus contenidos y por 8 las sugerencias a las mismas.

Los sectores de Distribución y Restauración (en cuanto a volumen de sus comunidades), el de Cultura y Medios (en cuanto a respuestas y sugerencias de sus fans) y el de Telecomunicaciones y Tecnología (en generación de contenidos) son los más activos, de acuerdo con el Estudio. Y si ponemos nombres propios en este escenario, destacan por volumen de comunidad Fox, El Corte Inglés y Durex; por el número de respuestas generadas Universal, Warner y Coca Cola; por los contenidos que generan sus propios usuarios Sony, El Corte Inglés y Orange.

Todo apunta a que esta tendencia no ha hecho más que comenzar y que, día a día, empresas de todo tamaño y sector acabarán sumándose al fenómeno social.

Eso sí, aviso a navegantes. No basta con lanzarse de cabeza, abrir perfiles, empezar a publicar contenidos y… esperar. Estar en redes sociales requiere de una estrategia, como casi todo en esta vida, si buscamos hacerlo bien y con éxito: establecer quién es nuestro público objetivo y en qué red social está; definir los mensajes, el tono, la periodicidad de publicación; publicar sí, pero no sólo contenidos de nuestro libro sino cosas de interés para nuestra comunidad; contestar, recomendar, interactuar… y, por supuesto, medir los resultados.

Sin medida no hay avance… o, al menos, no detectable. Establecer qué indicadores utilizaremos para medir nuestra presencia en redes sociales y cuantificarlos periódicamente es el único camino para saber si seguimos por la senda en la que estamos o si, por el contrario, mejor paramos, damos la vuelta o, incluso, cambiamos de carretera.

Una larga lista de tareas, ¿verdad? Nadie dijo que esto de las redes sociales fuera fácil… y si lo dijo, seguro que ya se ha dado cuenta de su error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *