Así influyen en tu forma de ver el mundo los medios de comunicación

Abrimos el periódico (o internet), leemos una noticia tras otra, cerramos el periódico (o la web) y seguimos nuestro camino. Ése es, en muchos casos, el consumo de prensa que realizan millones de usuarios. Un error.

La información ha de consumirse como un postre. Se debe paladear despacio, sin prisa. Hay que deberle el mismo respeto y atención que a un padre, del que siempre se puede aprender, pero al mismo tiempo hay que desconfiar como lo haríamos de un lobo moribundo.

Es muy importante, al leer cada artículo, ver quién lo escribe, en qué medio lo hace y sus posibles intereses… ¿Complicado? Para nada, tienes internet para contrastar y ‘requetecontrastar’ la información y otros artículos del periodista en cuestión para ver hacia qué lado se inclinan él o su medio.

Llegados a este punto debemos conocer las herramientas de las que se sirve el medio (o periodista) para darle una dirección u otra a cada información. Cómo ver todas y cada una de ellas sería un proceso muy largo, centrémonos en una de las más comunes, que consiste en ver el vaso medio lleno o medio vacío, según convenga.

Como mejor se comprenden las cosas es con ejemplos, así que escribiremos un titular y, a renglón, seguido ese mismo titular pero dándole una vuelta y sin faltar a la verdad. Allá va eso:

“El 20% de los españoles teme perder su empleo en los próximos seis meses”

Y ahora, lo cambiamos:

“El 80% de los españoles no teme perder su empleo en los próximos seis meses”

Como habrás notado, la película es diferente al leer cada titular. El primero rezuma un aroma negativo, pone de relieve el miedo de algunos españoles a perder sus puestos de trabajo. Sin embargo el segundo, en el que se destaca al otro 80% de los españoles que no tiene miedo a perder su trabajo, desprende positividad, contagia al lector de optimismo a pesar de la crisis.

Hay otras formas de manipular, como el uso del lenguaje o las encuestas dentro de medios online. En el primer caso, basta recordar el “ce ce o o” de Alfredo Urdaci, que evitó pronunciar las palabras “Comisiones Obreras” para referirse al sindicato comunista, mucho más asequibles y fáciles de entender para el telespectador. En el segundo caso –la realización de entrevistas y encuestas entre los propios lectores de una web– todo el mundo entenderá que una encuesta entre los lectores de La Razón sobre si se está de acuerdo con un referéndum de independencia en Catalunya no tendrá el mismo resultado que si esa misma encuesta se realiza en el Periódico de Catalunya.

No obstante, del manojo de técnicas manipuladoras, nosotros nos quedamos con la que involucra a la fotografía. Nada como escoger con delicadeza cada imagen para acentuar aquello que se desee…

Os dejamos algunos ejemplos:

 

 

Urdangarin mira al cielo, casi pidiendo perdón divino, en una imagen que ensalza su penitencia.

 

 

 

 

 

 

Hay medios que directamente hacen de su opinión información.

 

 

 

 

 

 

Marca exagera la figura de CR7 frente a un casi diminuto Messi.

 

 

 

 

 

 

Rajoy, antes de gobernar, con un abrigo que le acerca más al pueblo sin apenas dejar entrever la corbata, junto a una cola del paro.

 

6 comentarios en “Así influyen en tu forma de ver el mundo los medios de comunicación

  • Lo de atender a la información como a un padre me rechina un poco, pero pasa, pero lo del lobo moribundo… Por otra parte, contrastar la información no me parece tan sencillo como propones. La veracidad de las fuentes es importante y no hay mucha posibilidad de contrastarla en el medio online. El tema es interesante y el artículo no está mal escrito, pero está tratado con algo de ligereza. Gracias por dejarnos opinar.

  • Hola Luis. Si bien es cierto que no es tan fácil contrastar la información, los artículos del periodista y el medio en el que escribe pueden ser un primer paso para valorar la información. Gracias por tu comentario.

    • Hola. Perdón por la tardanza, pero no había visto que habías contestado a mi comentario. No termino de entender bien a qué te refieres con ‘los artículos del periodista y el medio en el que escribe’ como medio para poder valorar una información. Ni los periodistas (con las fuentes más contaminadas e interesadas que nunca) ni, especialmente, los lectores (con millones de canales, emisoras, sites, blogs, etc. a los que acudir) tienen la capacidad de saber si su información es la que realmente refleja la realidad, en el caso de los periodistas, o hasta qué punto y a través de qué canales deberían contrastar lo que leen para saber si es cierto, en el caso de los receptores de esa información.
      Por otra parte, tampoco me parece que los medios, digamos, contrastados, ofrezcan a día de hoy las garantías necesarias como para confiar más en ellos que en el Twitter de determinadas fuentes. Creo que el prisma informativo se ha cuarteado mucho y que no es sencillo delimitar esas garantías.
      Gracias de nuevo por contestar y por dejarnos opinar.

      • Nos referimos a que hay medios (y periodistas) que hay que tener en cuenta a la hora de valorar sus informaciones. “Sálvame De Luxe” podría no ser un referente de información fiable, o al menos en menor medida que, por ejemplo, un informativo de mediodía de Cadena Ser o Cope. En cuanto a las redes sociales, hay usuarios y canales que pueden ofrecer muchas garantías comunicativas, pero en muchos casos no pueden compararse a la de profesionales de la información que llevan toda la vida trabajando en ello y tienen la formación pertinente. Un amigo te puede llevar a casa en coche, pero un profesional del transporte lo hará mucho mejor. Tú mismo podrás cortar un filete y freírlo, pero un carnicero y un cocinero generalmente te ofrecerán más garantías. Esa es nuestra opinión. Un saludo Luis, y muchas gracias por aportar tu punto de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *