Indie PR + digital | Año Cero: Periodismo Inmersivo
2263
post-template-default,single,single-post,postid-2263,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Año Cero: Periodismo Inmersivo

Año Cero: Periodismo Inmersivo

¿Te imaginas viajar a la zona cero del accidente nuclear de Fukushima cinco años después de la catástrofe? ¿Cómo te sentiríais si fueses testigo, en primera persona, de la llegada de refugiados sirios a las costas griegas? ¿Y si durante 9 minutos vivieses la experiencia de estar en una celda de aislamiento en EE.UU?

Estamos en el año cero del periodismo inmersivo, donde la realidad virtual permite contar la actualidad de otra manera, situar al espectador en el centro de la noticia y permitir que la viva en primera persona gracias a reportajes 360º.

periodismo inmersivo-1

Un nuevo periodismo donde el espectador, gracias a unas gafas de realidad virtual, se convierte en un testigo más de la acción donde empatiza con la historia y con sus protagonistas, y donde puede moverse libremente por sus escenarios y sentir la experiencia de sumergirse en otras realidades, alcanzando un alto nivel de inmersión.

Es tiempo de reinvención, de innovación y de adaptación a las nuevas tecnologías y a los nuevos usuarios. Es tiempo de ofrecer enfoques diferentes a informaciones que, a menudo ya sobresaturan, y abrir el camino a la realidad virtual en su cobertura. Es el momento para la revolución a la hora de contar historias. Es el periodismo de experiencias.

A partir de ahora una noticia se podrá vivir de una forma más realista generando engagement con la audiencia, que, acompañada de una experiencia sensorial ampliada, podrá explorar nuevos panoramas, ampliar su campo de visión y nutrirse de momentos únicos.

Primeras experiencias

Aunque la realidad virtual fue introducida hace décadas, su fusión con el periodismo la ideó la periodista norteamericana Nonny de la Peña, fundadora de la agencia de contenidos inmersivos, Emblematic Group.

A partir de esta iniciativa, son ya muchos los medios que están empezando a probar con este nuevo género.

Es el caso del estreno por parte del periódico New York Times de un retrato de tres niños refugiados que huyen de las guerras de Sudán del Sur, Ucrania y Siria; o el del diario británico The Guardian, que, a través de una aplicación de realidad virtual, lanzó “Bienvenido a tu celda. Vas a estar aquí 23 horas al día”, una experiencia inmersiva que propone sentir durante 9 minutos lo que es estar 23 horas al día en una celda de aislamiento de apenas 5m2.

En España, además, se ha creado el primer laboratorio de periodismo inmersivo, ‘Inmersive Journalism Lab’, puesto en marcha por The App Date junto con Designit y Virtual Natives, con el objetivo de descubrir y promover entre los profesionales del periodismo esta nueva forma de contar la actualidad.

Hay ya algunos ejemplos nacionales en esta materia como el primer reportaje 360º del periódico El País, que ha consistido en un retrato de Fukushima cinco años después de la catástrofe nuclear causada por el tsunami; u otros medios como El Mundo, la cadena SER, la Sexta y eldiario.es, que han colaborado en la elaboración de un reportaje ‘Campos urbano/ciudad rural’, donde se ofrece al usuario la posibilidad de experimentar con dos realidades opuestas combinando planos 180º con escenas 360º.

El declive de la lectura en analógico de los periódicos, la búsqueda de nuevas alternativas para aumentar la rentabilidad de las empresas informativas, la necesidad de adaptarse a las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías o de llegar a las nuevas audiencias… Todas ellas son algunas de las causas por las que los medios están apostando por esta nueva forma de narrar una información donde se engancha al lector por la emoción y la sensibilidad, haciéndole protagonista de la noticia.

Un estudio elaborado por la empresa holandesa de videojuegos Newzoo indica que España es el país donde sus ciudadanos tienen más interés por los dispositivos de Realidad Virtual, algo que podría darnos una pista de cómo podría ser la aceptación del periodismo inmersivo en nuestro país.

Cierto es que aún queda mucho por recorrer. De momento, hablamos de una tecnología que no es accesible para todos los públicos y de escasos medios y periodistas formados en este ámbito.

Puede que este camino sea aún largo o que no llegue a realmente todos nunca… Pero, por si acaso y mientras tanto, nosotros nos ponemos las gafas 3D y empezamos a ordenar un poco la agencia… Y es que puede que en unos meses leas este blog sentado a mi lado, tomando un café en nuestra cocina o eligiendo las canciones que sonarán esa mañana en IndiePr…  Quién sabe.