Indie PR + digital | Alemania también tiene deudas
279
post-template-default,single,single-post,postid-279,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Alemania también tiene deudas

Alemania también tiene deudas

A pesar de la difícil situación económica actual en la que parece que el tiempo es más oro que nunca y cuando más escasos de oro creemos estar, merece la pena volver la mirada sesenta años atrás para comprobar la posición tan opuesta a la actual que Alemania ocupaba en Europa. Y así ver, cómo fue de indulgente con las deudas del país germano la Grecia que ahora pelea, de forma ya insostenible para el país, por devolver lo que debe y sus intereses.

La cosa va de una deuda de la que nunca se habla, en la que Alemania a pesar de haber sido la deudora también fue favorecida. Sin embargo, por entonces no era la especulación financiera la causante del apuro sino cuantiosas indemnizaciones de guerra, que Alemania de forma reiterada se libró de pagar. En el Tratado de Versalles (1919), posterior a la I Guerra Mundial, Alemania fue sancionada a pagar 226.000 millones de marcos de oro en concepto de reparaciones de guerra, tras la II Guerra Mundial en el Tratado de Potsdam (1945) Alemania fue obligada a pagar 20 millones de dólares y posteriormente también obtuvo alrededor de 1.448 millones de dólares del Plan Marshall (1948-1951). Sin embargo, Alemania recibió trato de favor en numerosas ocasiones y su deuda con más de veinte países, entre ellos Grecia, acabó siendo condonada.

Por si no fuera suficiente, algunos años después encontraríamos otro ejemplo de solidaridad con la revisión del Tratado de Londres (1953) tras la reunificación de Alemania. Momento en el que EE.UU., Francia e Inglaterra entre otros, decidieron nuevamente aliviar de deudas al país que solo unos años antes había arremetido de forma cruenta contra sus propios territorios.

En la historia reciente, Alemania ha sido el país de las mayores bancarrotas. Sin la ayuda de EE.UU. y la comprensión de los países que vieron lo desmesurados que eran los pagos, hoy día Alemania no sería lo que es. En comparación con las enormes obligaciones de pago que se impuso a Alemania en los años treinta y aún así consiguió sortear, la actual deuda griega es insignificante. Tras el repaso histórico la cuestión es, ¿merece Grecia que su deuda sea reducida y tener así una oportunidad real de seguir adelante?