Indie PR + digital | Adolfo Suárez, el mejor comunicador de la política española, ha muerto
1376
post-template-default,single,single-post,postid-1376,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Adolfo Suárez, el mejor comunicador de la política española, ha muerto

Adolfo Suárez, el mejor comunicador de la política española, ha muerto

Adolfo Suárez acaba de fallecer a los 80 años de edad después de que se complicara una infección respiratoria que contrajo esta misma semana y tras casi una década enfrentándose a una enfermedad tan terrible como el Alzheimer. Para muchos, Adolfo Suárez fue uno de los mejores presidentes de la historia de España, no en vano, lidió con una de las épocas más trascendentales de nuestro pasado reciente: la Transición del franquismo a la democracia que disfrutamos actualmente. En su éxito influyó –y mucho- su carisma y su buen hacer en materia de comunicación, todo un ejemplo para otros presidentes como Felipe González o Jose María Aznar y cuyas técnicas siguen empleando las nuevas generaciones de políticos. Suárez En Indie PR hemos querido recopilar diez de las frases más célebres de Adolfo Suárez y que le sirvieron para mostrarse cercano a los ciudadanos, digno de su confianza y dar seguridad a un país cuyo futuro era más que incierto. “Pertenezco por convicción y talante a una mayoría de ciudadanos que desea hablar un lenguaje moderado, de concordia y conciliación”. Julio de 1976. “El poder se tiene mientras se ejerce y su única legitimidad es la entrega total al servicio de los demás”.  Septiembre de 1968. ”El futuro no está escrito, porque sólo el pueblo puede escribirlo”.  Octubre de 1976. “Puedo prometer, y prometo,…”, su histórica coletilla pronunciada en su discurso en vísperas de las elecciones españolas de 1977. ”Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Junio de 1977. ”Las elecciones no resuelven por sí mismas los problemas, aunque son el paso previo y necesario para su solución”. Junio de 1977. “Brindo por el pueblo español, esperando que tenga unos dirigentes mejores que los que actualmente posee”. Diciembre de 1980. “Yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la Historia de España”. Enero de 1981. “Todo político ha de tener vocación de poder, voluntad de continuidad y de permanencia en el marco de unos principios. Pero un político que además pretenda servir al Estado debe saber en qué momento el precio que el pueblo ha de pagar por su permanencia y su continuidad es superior al precio que siempre implica el cambio de la persona que encarna las mayores responsabilidades ejecutivas de la vida política de la nación”, en su dimisión.  Enero de 1981. “Algunos periodistas no intentan obtener los datos necesarios para hacer una información exacta” o “El 80 por ciento de lo que se escribe de mí no responde a la realidad” (sobre la prensa) Suárez también fue uno de los políticos que mejores dotes demostró en mitines y actos de campaña. Su oratoria no tenía nada que envidiar a la de los líderes de masas norteamericanos y conseguía cautivar a miles y miles de personas, no tanto por lo que decía, sino por la forma y convicción con que lo hacia. Para muestra, este discurso pronunciado en un mítin de la CDS en León: