Indie PR + digital | 3 claves para tener en vilo a tu audiencia
1960
post-template-default,single,single-post,postid-1960,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

3 claves para tener en vilo a tu audiencia

3 claves para tener en vilo a tu audiencia

¿Sabías que cuando estás frente al público y es tu turno de hablar tienes menos de un minuto para conectar con ellos o perderlos para siempre? La atención es el bien más preciado cuando se trata de hablar en público. Las redes sociales, un chat o incluso una llamada al móvil puede desviar nuestra atención fácilmente. Por esto es importante lograr esa conexión vital entre la audiencia y el ponente. A esto lo llamamos engagement.

Su traducción literal es “compromiso”, pero para las relaciones públicas es un poco más que eso. Se trata de un espacio donde se mezclan la conexión, la implicación, la interacción y el vínculo emocional y, a través de estos aspectos, el receptor se involucra de tal manera con el mensaje que lo reproduce espontáneamente por cualquier canal o formato de comunicación (comunicación interpersonal, redes sociales, chat, etc.).

Es necesario tener un plan de acción para combatir los bajos niveles de atención y las múltiples distracciones que se presentan en los auditorios o el ruido en las aulas de clase.

SAN FRANCISCO, CA - JUNE 06: Apple CEO Steve Jobs delivers the keynote address at the 2011 Apple World Wide Developers Conference at the Moscone Center on June 6, 2011 in San Francisco, California. Apple CEO Steve Jobs returned from sick leave to introduce Apple's new iCloud storage system and the next versions of Apple's iOS and Mac OSX. (Photo by Justin Sullivan/Getty Images)

Steve Jobs está considerado uno de los mejores conferenciantes de los últimos años.

Lo primero es interesar. Empatizar con la audiencia. Crear una conexión emocional. Un excelente recurso para esto es el storytelling: Historias que relacionen los valores de la empresa con las creencias e intereses del público. Tener la capacidad de que se creen vínculos emocionales que no sólo van a mantener un nivel de atención alto sino también van a crear una expectativa y una escucha activa.

Como segundo paso debes informar. Esta es la fase de comprensión donde se entregan los datos fuertes y la información relevante. Es importante el contenido, el ritmo, el timing pero también lo que no se dice. Los silencios también comunican, además son segundos esenciales para digerir la información recibida. La narrativa. No se trata de estar siempre comunicando, sino de comunicar bien.

Finalmente, debes implicar a la audiencia. La participación del público es vital para generar ese engagement  que deseamos. En la medida de lo posible la comunicación debe ser bidireccional, se tiene que generar una conversación. Hay que asegurarse que los conceptos se han entendido y que cada uno tiene su propio juicio. Para esto vale la pena hacer preguntas retóricas y crear espacios de debate que ayuden a reforzar los conceptos e ideas expuestos y en consecuencia una recordación.