Indie PR + digital | 26J: La alternativa está en las redes
2161
post-template-default,single,single-post,postid-2161,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

26J: La alternativa está en las redes

26J: La alternativa está en las redes

Tras pactos poco fructíferos y negociaciones que pudieron ser y no fueron, nos encontramos de nuevo en el punto de partida, en la previa de una nueva campaña electoral que se presume como “la más breve y austera” que se recuerde en democracia. El pistoletazo de salida para elegir al nuevo inquilino de Moncloa arrancará el próximo 10 de Junio y, si continuamos la línea marcada por su antecesora, supondrá un coste de 130 millones de euros al Estado.  Esta cantidad ha obligado a echar mano de la calculadora a nuestros políticos para reducir costes de cara al 26J.

Parece que esta vez sí. PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU están dispuestos a dialogar para llegar a un acuerdo que disminuya los costes de la nueva campaña. En la pasada cita electoral, el PP se gastó 12 millones de euros en total; el PSOE 8,6 millones; Ciudadanos 3,4; y Podemos 2,9 millones. Estas cantidades se incrementan de manera considerable si se incluye el gasto del mailing, uno de los puntos débiles donde se presentan mayores discrepancias ante la nueva negociación de cara al 26J. Esta partida alcanzó 13,5 millones en el caso de los socialistas; 5,8 en Ciudadanos; y 4,3 en Podemos. De los populares desconocemos estos datos puesto que no los facilitan ni están accesibles en su web.

La reunión mantenida la semana pasada se saldó con importantes discrepancias focalizadas sobre todo en el techo de gasto de cada partido o en el buzoneo de la propaganda de las candidaturas que recibimos antes de la cita con las urnas.  Pero ¿realmente es posible rebajar gastos en esta campaña del 26J? Todos los portavoces de los grupos parlamentarios reconocen que sí, aunque en la práctica les cueste concretar en qué partidas. Al parecer en la única en la que se ha llegado a un consenso es en la eliminación de la publicidad exterior (vallas, marquesinas…), una de las partidas más importantes en la pasada campaña, donde alcanzó un total del 16% de los presupuestos.

Mientras que las propuestas van sucediéndose de uno y otro bando, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha apostado por las redes sociales como “medio directo y barato en lugar de tanto gran mitin”. Y es que quizás nuestros políticos aún no han entendido que el nuevo foro de debate ahora se encuentra en Twitter, una plataforma que les permite conversar con su electorado, humanizándolos y  llevando la política a una franja de edad que muchas veces no se informa por los medios tradicionales.

Los nuevos partidos, como Podemos y C´s, nacieron al abrigo de las redes sociales y las manejas muy bien, como también lo hace ahora IU y su líder Alberto Garzón, quienes han sabido sacarle un buen partido a diversas situaciones de hastío en las que se encontraban. Un ejemplo claro lo encontramos en la exclusión del primer debate a cuatro cuyo tweet reivindicativo superó los 20.000 retuits en la red social, convirtiéndose de largo en el más difundido de un político español en campaña, según la medición realizada con herramientas como My top tweet y Twitonomy, superando incluso al mensaje que envió Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, nada más llegar a la alcaldía.

Por eso, quizás este sea el primer error de nuestros políticos. No sólo tienen que estar presentes en las redes sociales cuando están en campaña. Enrique Pascual CEO de Indie PR va más allá, y aconseja que “si el candidato quiere que eso se convierta en un valor de marca para el futuro, y que las redes sociales realmente le ayuden a llegar a los votantes, su perfil tendrá que mantenerse siempre activo y tendrá que seguir interactuando con sus seguidores”.

Una muestra del poder de las redes sociales en el marketing político es el éxito que tuvo la primera campaña de Obama en EEUU, quien en 2013 batió un récord Guiness al convertirse en la persona que alcanzó con más rapidez un millón de seguidores en Twitter, algo que logró en menos de cinco horas con su nueva cuenta. Aunque el verdadero “incendiario de las redes sociales” en lo que al marketing político se refiere en la actualidad es el multimillonario neoyorquino Donald Trump, quien según cifras de la cadena NBC, hasta el 6 de diciembre sólo habíagastado US$ 217.000 en publicidad, comparado con US$ 28,9 millones de Jeb Bush.

Lo cierto es que gracias a las nuevas tecnologías, carteles, vallas, o muchas de las formas de propaganda carecen de sentido. “Ahora Whatsapp, Telegram, Twitter, Facebook o  Periscope pueden ser una plataforma ideal para llegar de forma masiva a los ciudadanos, además de ser mucho más económicas y rentables”, recomienda Enrique Pascual, CEO de Indie PR.

Y, puestos a reducir costes, desde Indie PR queremos contribuir con todas las formaciones políticas recordando que esa campaña electoral ya existió y no necesitamos revivirla derrochando millonadas de euros. Sobre todo si tenemos en cuenta el dato arrojado por el barómetro del CIS: el 36% de los electores decidió su voto gracias a la campaña. Así que ‘¡o reciclas o collejas!’, como imponía Mariví Bilbao en una grandiosa campaña publicitaria. Campaña que nosotros, de algún modo,  queremos continuar regalando a cada formación una pancarta virtual que sólo nos ha costado la brillantez y el tiempo de nuestro creativo y de los que idearon este plan. Pasen y vean.

todos